Universidad con 1.610 estudiantes extranjeros perdidos: un medio para ser dekasegi

Cubículo usado como baño de mujeres en un aula (NHK)

La Universidad de Bienestar Social de Tokio perdió el rastro de 1.610 estudiantes extranjeros entre 2016 y 2019, según una investigación realizada por el gobierno de Japón.


Publicidad

La revelación ha disparado muchas interrogantes: ¿cómo así desaparece una cantidad tan grande de personas? ¿Qué ha ocurrido con esos estudiantes? ¿Volvieron a su países de origen? ¿Permanecen en Japón de manera ilegal? ¿Están trabajando? ¿Su desaparición es únicamente atribuible a la negligencia de la universidad o hay complicidad?

La NHK ha ahondado en el tema a través de un artículo en el que intenta desentrañar lo que llama el “misterio” de los estudiantes “extraviados”.

1.113 de los 1.610 desaparecidos (casi el 70 %) estaba inscrito en un programa de estudiantes internacionales de investigación, que se supone que es un curso previo, una antesala para convertirse en alumnos regulares o de tiempo completo.

Estudian asistencia social y aprenden japonés durante un año. Tienen visa de estudiantes.

Este programa preparatorio, sin embargo, es para varios estudiantes solo un medio para su verdadero objetivo: trabajar.

La NHK recogió el testimonio de un alumno que declaró que conoce a extranjeros que se inscribieron en la universidad solo por la visa. Luego, abandonan los estudios para conseguir un trabajo y ahorrar dinero antes de volver a sus países. Es decir, es un vehículo para ser dekasegi.

El ministro de Educación de Japón, Masahiko Shibayama, criticó a la universidad por sus laxos estándares de admisión de estudiantes extranjeros y por no supervisarlos de manera regular.

La calidad educativa de la universidad también es objeto de críticas. Muchos de sus estudiantes extranjeros no tienen el nivel requerido de idioma japones (y no hablamos de aquellos inscritos en el programa preparatorio, sino de alumnos regulares).

La infraestructura también deja mucho que desear. Durante una inspección in situ, el gobierno encontró que un baño de mujeres es un cubículo improvisado dentro de un aula, tal como muestra una foto publicada por la NHK.

El gobierno no otorgará visados a los estudiantes del programa preparatorio y ordenó a la universidad que presente un plan de mejora de gestión para el próximo mes.

La Universidad de Bienestar Social de Tokio fue creada en el año 2000 y admite a muchos estudiantes extranjeros con el objetivo de “contribuir a la comunidad internacional”.

Actualmente, asegura contar con alrededor de 5.000 estudiantes de otros países. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario