#KuToo: crece el movimiento japonés contra el uso obligatorio de tacones

#KuToo

En enero, Yumi Ishikawa, una actriz y escritora de 32 años que hacía arubaito en una funeraria, expresó en Twitter su indignación por la injusticia que significaba tener que usar tacones en el trabajo. Así lo establecía el código de vestimenta del salón donde se desempeñaba como acomodadora.


Publicidad

Yumi pasaba la mayor parte de su jornada de pie y con frecuenca terminaba con los dedos de sus pies sangrando.

Lo que particularmente molestaba a la mujer era que a un colega varón se le permitiera usar zapatos planos y livianos.

“Espero que llegue el día en que las mujeres no tengan que usar tacones en el lugar de trabajo… ¿Por qué tenemos que lastimar nuestros pies cuando trabajamos mientras que a los hombres se les permite usar zapatos planos?”, tuiteó.

Para su sorpresa, el tuit obtuvo más de 67.000 “me gusta” y alrededor de 30.000 retuits. Animada por la gran acogida, creó el hashtag #KuToo, inspirada en el movimiento global #MeToo, que lucha contra el acoso y la violencia sexual contra las mujeres.

“Ku” hace referencia a las palabras japonesas para zapatos (kutsu) y dolor (tsuu), explica Kyodo.

Hace poco, el sitio web Change.org organizó en Tokio un evento para llamar la atención sobre el asunto. En él no solo participaron mujeres, sino también hombres que metieron sus pies en zapatos de taco alto para que experimentaran en carne propia cuán doloroso e incómodo puede ser utilizarlos.

Una de esos hombre fue Jun Ito, un zapatero de 34 años que declaró a Kyodo: “Me molestaría bastante si alguien me pidiera que me pusiera esto (los zapatos de tacón)”. Ito dijo que usarlos lo hacía sentir inestable y que sus pies sudaban.

Yumi Ishikawa asistió al evento y alzó la voz: “Las personas tienden a sentir que no deberían hacer lío, pero este movimiento comenzó a partir de una queja que hice. Si crees que algo no está bien, entonces no creo que sea tan malo hablar de eso”.

La mujer contó que las reacciones a su tuit le permitieron darse cuenta de que el asunto de los tacones era un problema con el que muchas se identificaban.

Incluso hay quienes afirman que obligar a las mujeres a usar tacones en Japón, un país propenso a los terremotos, puede poner en riesgo sus vidas.

La queja de Yumi se transformó en un movimiento y se materializó en una petición en línea contra el uso obligatorio de tacones en el trabajo que ha recogido casi 19 mil adhesiones.

Japón tiene una ley que prohíbe la discriminación basada en el género, pero no hay ninguna referencia a los códigos de vestimenta, dijo Yumi, que elevará la petición al Ministerio de Trabajo.

La iniciativa busca que el gobierno les diga a las empresas que veten el uso obligatorio de tacones.

Eso sí, Yumi subrayó que las mujeres que disfrutan de los zapatos de taco alto naturalmente tienen el derecho de continuar usándolos. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario