Escasez de trabajadores en Japón hará difícil que se pueda cumplir ley sobre horas extras

El lunes 1 de abril entrará en vigor en Japón una serie de medidas que forman parte de una reforma laboral aprobada el año pasado.


Publicidad

Ningún empleado trabajará 100 horas extras o más al mes (el tope anual será de 720 horas). Las empresas que obliguen a sus trabajadores a realizar más zangyo de lo autorizado serán sancionadas, explica Jiji Press.

En el caso de las pequeñas y medianas empresas, la norma comenzará a aplicarse en abril de 2020.

El objetivo de la iniciativa es reducir las extensas jornadas de trabajo. Sin embargo, Japón sufre una aguda escasez de mano de obra y más de la mitad de las compañías, según la Cámara de Comercio e Industria de Japón, cree que la falta de personal suficiente podría ser un obstáculo para que puedan cumplir con las regulaciones sobre el límite de horas extras.

Por otro lado, las empresas estarán obligadas a otorgar al menos cinco días de vacaciones pagadas al año a sus trabajadores.

La medida alcanza a los empleados que tienen derecho a diez días o más de vacaciones pagadas anuales. En 2017, los trabajadores en Japón tomaron en promedio el 51,1 % del total de vacaciones pagadas a las que tenían derecho.

El gobierno de Japón se ha fijado la meta de subir la tasa a 70 % para 2020. Sin embargo, el objetivo no parece alcanzable debido a que a muchos les resulta difícil tomar vacaciones pagadas. ¿La razón? La escasez de mano de obra.

En 2018, hubo 161 puestos de trabajo por cada 100 personas que buscaban empleo.

Otro cambio importante que verá la luz el lunes: los profesionales calificados con ingresos de más de 10,75 millones de yenes (98 mil dólares) anuales recibirán una paga de acuerdo con su rendimiento en vez de tomar como referencia las horas trabajadas. Las compañías que adopten este método de remuneración deberán tener el consentimiento de sus empleados.

Con esta medida, el gobierno busca introducir estilos de trabajo más flexibles e impulsar la productividad. Sin embargo, la oposición cree que al no pagarse por horas trabajadas se abre la puerta al riesgo de que los empleados trabajen en exceso sin ser remunerados por ello. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario