La liberación de Ghosn, que quería la fusión con Renault, aviva la teoría del complot de Nissan

 


Publicidad

La liberación bajo fianza de Carlos Ghosn ha vuelto a poner sobre la mesa una supuesta rebelión interna dentro de Nissan con respecto a su alianza con Renault.

Cuando estuvo detenido, Ghosn afirmó que era víctima de un complot de altos directivos de Nissan que se oponían a su plan de fusionar la compañía japonesa con el fabricante francés.

La posibilidad de una integración de Nissan y Renault se remonta al invierno de 2017, cuando Ghosn comenzó a sugerirla, según un alto directivo de la compañía japonesa, revela Yomiuri Shimbun.

En febrero de 2018, Renault decidió mantener a Ghosn como su presidente y CEO hasta 2022. Al parecer, el gobierno de Francia, el mayor accionista de Renault, buscó que este avanzara en sus conversaciones de fusión con Nissan como requisito para aceptar que Ghosn continuara al mando.

En aquel entonces, el fabricante francés estableció como una de sus prioridades “tomar medidas decisivas para hacer que la alianza (con Nissan) sea irreversible”.

Así son las cosas en la alianza Nissan-Renault-Mitsubishi Motors: Renault posee una participación del 43,4 % en Nissan, mientras que Nissan tiene una participación del 15 % en el fabricante de automóviles francés y del 34 % en Mitsubishi. Aunque el peso de Renault es más grande en la alianza, las ventas de Nissan a nivel mundial son aproximadamente 1,5 veces mayores que las de su socio.

Ghosn tenía preparado un plan para integrar a las tres compañías mediante el establecimiento de una sociedad financiera y le explicó los detalles al CEO de Nissan, Hiroto Saikawa, en septiembre del año pasado.

En Nissan, los miembros de mayor rango se oponían categóricamente al plan, según Yomiuri.

Ghosn tenía planeado explicarle la propuesta a Mitsubishi durante su visita a Japón en noviembre del año pasado, pero fue arrestado al llegar. Su detención se produjo justo cuando estaba a punto de comenzar a implementar el plan. ¿Coincidencia?

Saikawa niega la versión un golpe interno contra Ghosn. En Nissan han criticado duramente al ejecutivo por la mala conducta financiera de la que es acusado (declarar ingresos por debajo de los reales), “inaceptable para un líder corporativo”.

Además, según las investigaciones internas de Nissan, Ghosn usó fondos de la compañía para fines privados, como los pagos por una supuesta asesoría de su hermana y de la que no se han encontrado evidencias, así como la compra y remodelación de residencias de lujo en distintas partes del mundo.

Renault nombró recientemente como su nuevo presidente a Jean-Dominique Senard y los tres miembros de la alianza ratificaron su compromiso de mantenerla. Nissan planea despedir a Ghosn de su junta directiva y nombrar a Senard como nuevo director en una reunión extraordinaria de accionistas en abril.

El gobierno francés no se ha quedado de brazos cruzados. En enero, envió una delegación a Japón para transmitir su intención de buscar la integración de Nissan y Renault.

Al mes siguiente, Saikawa sostuvo conversaciones secretas en París con altos funcionarios del gobierno francés, entre ellos el ministro de Economía, Bruno Le Maire. Las negociaciones sobre la integración continúan. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario