Sakae Menda: era inocente, pero fue condenado a muerte y estuvo 34 años en prisión

Sakae Menda

En diciembre de 1948, una familia de cuatro personas fue asesinada en la prefectura de Kumamoto. Sakae Menda, un hombre de 23 años, fue arrestado al mes siguiente por los crímenes. La policía lo obligó a “confesar” que era culpable. Lo sentaron en el suelo y lo golpearon y patearon.


Publicidad

La policía elaboró una declaración escrita que consignaba una versión de los hechos en la que él figuraba como el asesino. Se la hicieron firmar.

Amparándose en la confesión extraída a la fuerza, Menda fue condenado a muerte por el Tribunal de Distrito de Kumamoto en 1950. El hombre se declaró inocente en el juicio.

La pena capital fue confirmada posteriormente por el Tribunal Supremo.

En 1952, Menda solicitó por primera vez un nuevo juicio. Su sexta solicitud fue aceptada en 1979, sobre la base de que su confesión no era una evidencia confiable.

En 1983, el Tribunal del Distrito de Kumamoto lo declaró inocente.

Menda fue liberado después de haber estado detenido durante 34 años. Tenía 57 años. Le robaron la juventud.

Hoy tiene 93 años.

Menda vio a muchos presos condenados a muerte ser llevados a su ejecución.

“Cada vez que venían los guardias de la prisión, me temblaba el cuerpo. No podía mantenerme de pie cuando sabía que no me tocaba. Derramo lágrimas cuando recuerdo esos tiempos”, declara a Mainichi Shimbun.

Una vez libre, Menda se dedicó a apoyar a quienes solicitaban nuevos juicios en todo el país y ha hablado mucho sobre su experiencia de haber sido condenado falsamente por asesinato.

“Todavía hay casos de falsas condenas”, dice, indignado. El anciano critica el sistema judicial de su país, pide que los jueces hagan bien su trabajo y lucha por la abolición de la pena de muerte.

Menda se casó después de recuperar su libertad. Ahora vive en un hogar para ancianos. Su esposa reside en otro hogar, pero lo visita cada dos días. La mujer cuenta que a pesar de que su esposo ha atravesado por momentos muy duros, siempre trata de rescatar lo positivo. “Fue una buena experiencia”, suele decir él. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario