Mama-katsu: dinero, regalos y cenas a cambio de compañía en Japón



Publicidad

Papa-katsu es una “actividad” a la que se dedican chicas que ofrecen compañía -con sexo o sin él- a hombres mayores a cambio de “propinas” en Japón.

Ahora bien, si existe papa-katsu, ¿hay mama-katsu? Sí, responde Japan Today, tomando como fuente un artículo publicado por la revista Weekly Playboy.

¿Cómo funciona? Lo explica un hombre joven que se dedica a dicha actividad. “No tengo suficiente dinero. Me gustaría algo de ayuda”, publica en las redes sociales. Así, directo, sin rodeos.

Responden mujeres en la treintena y cuarentena. Ellas le dan dinero, obsequios o cenas en restaurantes caros, y él les ofrece compañía -con sexo o sin él-.

El hombre se prepara. No se trata solo de hacer acto de presencia y ya. Cuando por uno de sus mensajes se entera de que a la mujer que lo ha contactado le gusta el actor Kentaro Sakaguchi, el hombre comienza a prepararse: ve algunas de sus películas, estudia sus gestos y copia su peinado. Una vez hecha la tarea, se encuentra con la mujer madura.

Cenan en un restaurante caro. Ella habla y él escucha. Tienen sexo.

No todas “sus mamás” buscan sexo. Una de ellas le hace muchos regalos y le da dinero. Pero no pasan de un beso ligero. Con eso le alcanza a ella.

Lo que más buscan las “mamás” es compañía. Mujeres divorciadas sin hijos, solteras en la cuarentena…

También hay mujeres que trabajan como anfitrionas en bares o clubes y que, habituadas a dar atención a los clientes, buscan recibir atención. O profesionales exitosas, como una ejecutiva cincuentona que paga 100.000 yenes (casi 885,5 dólares) por tener relaciones sexuales con un chico que por edad podría ser su hijo.

Mama-katsu no es una actividad ilegal si el chico tiene más de 18 años, revela Japan Today. De lo contrario, la “mamá” podría pasar hasta cinco años en prisión o recibir una multa de tres millones de yenes (26.500 dólares), según la ley que combate la prostitución infantil.

El chico también puede meterse en problemas. Un adolescente de 17 años fue detenido por un breve periodo por la policía después de tuitear: “Dos horas de conversación en un café por 7.000 yenes (casi 62 dólares)”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario