Tokio, la ciudad que más defiende los vagones para mujeres; en el extranjero creen que no es la solución


 


Publicidad

La Fundación Thomson Reuters encuestó a 1.000 mujeres que usan transporte público en cinco grandes ciudades: Tokio, Londres, Nueva York, El Cairo y Ciudad de México.

El estudio arrojó resultados reveladores con respecto a la capital japonesa: las mujeres de Tokio son las que más apoyan los vagones sin hombres para no correr el riesgo de ser víctimas de chikan.

Alrededor del 70 % de las sondeadas en Tokio está a favor de los vagones solo para mujeres.

Más de la mitad de las mujeres en la capital japonesa dijo que la seguridad era su principal preocupación con respecto al transporte.

“Puedes protegerte en un vagón solo para mujeres y hay menos posibilidades de que te acosen”, dijo Chihiro Asahi, una estudiante universitaria de 22 años.

Más de dos tercios de los 1.750 casos de manoseo o abuso sexual denunciados en la ciudad en 2017 ocurrieron en los trenes o estaciones.

Una vocera del gobierno de Tokio defendió la medida diciendo que los vagones solo para mujeres brindan tranquilidad a las pasajeras.

Sin embargo, hay hombres que consideran la práctica como discriminatoria. Algunos sostienen que han sido falsamente acusados de ser chikan, poniendo en riesgo sus trabajos. Incluso ha aumentado la demanda de seguros que defienden a los hombres acusados.

En el caso de las mujeres en El Cairo y la Ciudad de México, cuya principal preocupación también es la seguridad, el 60 % y el 55 % respectivamente se mostraron a favor de las secciones solo para mujeres en trenes y autobuses.

Sin embargo, la situación es distinta en Nueva York y Londres, donde menos del 30 % apoya los vagones solo para mujeres. En ambas ciudades, la principal preocupación no es la seguridad sino el tiempo y el costo de los viajes.

Muchos creen que la solución no pasa por establecer secciones solo para mujeres.

Marty Langelan, experta en el tema que reside en Estados Unidos, declaró a Reuters que los espacios solo para mujeres, en el mejor de los casos, solo “brindan un respiro momentáneo. La segregación no detiene la violencia sexual”.

La respuesta es ponerle freno a la violencia de los agresores, no aislar a las víctimas, remarcó.

De manera similar opinó la gerenta de políticas de Transport for London, Mandy McGregor, que dijo a Reuters que no hay planes para introducir vagones solo para mujeres en su ciudad.

La funcionaria británica subrayó que hay que concentrarse en el comportamiento de los hombres y no trasladar la acción a las mujeres, haciendo hincapié, además, en que los pervertidos son una minoría. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario