Asahi pide un debate sin prejuicios sobre el seguro de salud para no discriminar a los extranjeros


 


Publicidad

El debate sobre el proyecto de ley presentado por el gobierno de Japón en la Dieta para incrementar el número de trabajadores extranjeros en el país ha alcanzado al sistema de seguro de salud público.

Muchos se ha discutido sobre el supuesto abuso del sistema por parte de los extranjeros.

Asahi Shimbun pide que el asunto sea discutido “cuidadosamente para que los extranjeros no sean tratados de manera discriminatoria”.

Actualmente, el seguro cubre a familiares de las personas aseguradas en Japón, aunque aquellos no vivan en el país, mientras cumplan ciertos requisitos. Por ejemplo, que dependan de las remesas que les envían los asegurados desde Japón para su subsistencia.

Asahi explica que si los dependientes viajan a Japón y reciben atención médica en el país, solo tienen que pagar el 30 %, en principio, de los gastos médicos totales.

Si reciben la atención médica en el extranjero, tienen derecho a recibir un reembolso por un monto equivalente al precio estándar que costaría la misma atención médica en Japón, después de la deducción del 30 % del costo que debe pagar el asegurado.

Durante el debate sobre la revisión del seguro de salud (hay quienes piden que solo beneficie a las personas que residen en Japón), existe el prejuicio de que su irregular uso es una práctica generalizada entre los extranjeros, dice Asahi.

Sin embargo, el diario revela que al año solo se reembolsan unos 2.700 millones de yenes (23,6 millones de dólares) por gastos médicos pagados en el extranjero (ojo que la cifra incluye el reembolso solicitado por ciudadanos japoneses. El sistema, dicho sea de paso, se introdujo por el creciente número de japoneses -empleados de compañías, estudiantes, etc.- que viven en el extranjero).

El monto representa una diminuta fracción de los costos médicos totales del sistema japonés, que superan los 40 billones de yenes (350 mil millones de dólares) al año.

Por eso, Asahi pide que las discusiones en torno al tema del seguro de salud se hagan con la cabeza fría, basándose en datos.

Obviamente, si hay abuso o irregularidades, estas deben ser erradicadas. Ya se han tomado medidas al respecto. En marzo, el Ministerio de Salud reforzó su sistema de verificación para impedir las trampas. Por ejemplo, para beneficiarse del seguro de salud los dependientes en el extranjero deben estar certificados por documentos oficiales.

En síntesis, debate, sí, pero no a base de prejuicios, sino con hechos y cifras. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario