Menor que asesinó a su abuelo dice que era víctima de ijime en la escuela


Policías frente al edificio donde vivían los ancianos (TV Asahi)

El adolescente de 15 años que asesinó a su abuelo e intentó asesinar a su abuela en el apato donde ambos residían en la ciudad de Wako, prefectura de Sataima, dijo que era víctima de ijime en la escuela privada donde estudiaba, reveló Mainichi Shimbun.


Publicidad

El menor declaró a la policía que tenía planeado asesinar a un compañero de colegio a quien detestaba, pero que antes pensaba matar a toda su familia para “no causarles molestias” con el crimen que tenía previsto cometer contra el estudiante.

El chico era un alumno con calificaciones excepcionales. En la escuela lo recuerdan como una persona tranquila y diligente, que nunca faltaba a clases o llegaba tarde. No tienen informes de que fuera víctima de ijime o tuviera algún tipo de problema. Pertenecía al club de ciencias.

El día del ataque, asistió a la escuela como de costumbre y después de clases participó en una práctica de coro. Dejó el colegio alrededor de las 4 de la tarde. De ahí, al parecer, fue al apato de sus abuelos.

El menor y sus abuelos tenían una relación estrecha. Un vecino de los ancianos recordó, en declaraciones recogidas por Mainichi, que cuando el asesino era un niño, su abuela lo cuidaba a menudo y lo recogía del kínder. Y que cuando él aprobó un examen, ella se emocionó como si fuera su propio logro.

El asesino no ha hecho ningún comentario negativo con respecto a sus abuelos, nada que pudiera sugerir que les guardaba rencor. “¿Cuál fue su verdadero motivo?”, se pregunta la policía, que continúa investigando.

El menor contó que primero atacó a su abuela (82). La mujer logró refugiarse en el baño, desde donde llamó a su hija, madre del chico, en busca de ayuda.

La madre llegó a la vivienda y encontró los cuerpos bañados en sangre de sus papás. El anciano (87) no sobrevivió a las puñaladas.

Después de atacar a sus abuelos, el chico fue a su casa, donde no había nadie, y se mudó de ropa, quitándose el ensangrentado uniforme escolar. Luego salió y fue capturado al día siguiente, 19 de octubre, frente a una estación de tren, a unos 20 kilómetros del lugar de los hechos. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario