Pérdidas por robos en tienda en Japón se reducen casi a la mitad gracias a cámara con IA

earth-eyes.co.jp

Japón es un país muy seguro, pero no está libre de ladrones de poca monta, de esos que roban en tiendas. Es ahí que aparece la tecnología para darle una mano a las compañías minoristas.


Publicidad

El gigante de las telecomunicaciones NTT y la empresa tecnológica Earth Eyes han desarrollado AI Guardman, una cámara de seguridad equipada con inteligencia artificial (IA) que detecta a posibles ladrones.

Es decir, actúa como medio de prevención.

El sitio SoraNews24 explica cómo funciona: la cámara identifica a todos los clientes dentro de una tienda. Como reconoce el comportamiento usual de los delincuentes (búsqueda de puntos ciegos, miradas a su alrededor antes de coger algo, etc.), apenas detecta a uno envía una alerta al smarpthone del empleado del local.

La información incluye una foto del sospechoso y su ubicación dentro de la tienda.

Con estos datos en mano, el empleado se acerca a la persona. Naturalmente, no todo cliente que se comporta de manera sospechosa es un ladrón, así que no puede tratarlo como si lo fuera.

“Buenos días, ¿puedo ayudarlo a encontrar algo?”, pregunta el empleado. El sospechoso, si es un ladrón, al saberse “ubicado”, desiste de robar. Si no lo es, simplemente contesta la pregunta del amable dependiente.

El empleado, sea el sospechoso un delincuente o no, registra la interacción en su teléfono. Toda la información es compartida entre el negocio y el sistema de inteligencia artificial para mejorar la seguridad. Esto ayuda a alimentar al sistema con nuevos datos considerando que los ladrones, al saber de la tecnología, pueden variar su conducta.

El sistema ha sido probado con buenos resultados en locales de compañías importantes como la cadena de tiendas electrónicas Bic Camera y la tienda de artículos deportivos Xebio.

En un establecimiento donde se testeó las pérdidas por robos se redujeron de 3,5 millones de yenes (32.171 dólares) a 2 millones de yenes (18.383 dólares).

La cámara cuesta 238.000 yenes (2.187 dólares) y la tarifa mensual por el uso de la nube asciende a 4.500 yenes (41,36 dólares). (International Press)

Publicidad


Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario