La emperatriz de Japón se despide de sus gusanos de seda antes de abdicación

Michiko, emperatriz de Japón.

La emperatriz Michiko de Japón inició hoy la última recolección de seda de los gusanos que residen en el palacio imperial, uno de sus principales pasatiempos, que deberá abandonar con motivo de la abdicación del emperador Akihito en abril de 2019.


Publicidad

Michiko dedicó hoy toda la mañana a esta tarea, manipulando los capullos de no más de tres centímetros y le transmitió a los asistentes su pena por tenerlo que hacer por última vez, según declaraciones recogidas por la cadena pública NHK.

Cada mes de mayo, Michiko saca tiempo de su agenda para cuidar y alimentar a estos insectos, así como para obtener los preciados hilos de seda de los capullos, una actividad que a partir del año que viene llevará a cabo la princesa Masako, esposa del heredero al trono imperial.

Michiko es la cuarta emperatriz de Japón encargada de gestionar el Momijiyama Imperial Cocoonery, una granja de sericultura situada en una colina del palacio imperial, desde que se instaurara la tradición en 1871.

También es la responsable de las tareas de recuperación de la seda de Koishimaru, la especie más antigua de estos gusanos que se mantiene en Japón, y que es muy apreciada para las tareas de restauración de varios tesoros nacionales en Nara (oeste).

Estas sedas son utilizadas como regalo para las personalidades que visitan el país asiático, como ocurrió con la reina Letizia durante la visita oficial que los reyes de España hicieron a Japón en abril de 2017.

En esa ocasión, los emperadores de Japón les entregaron un ovillo de seda con la cantidad necesaria para que le pudieran confeccionar un vestido a la reina -cada gusano de esta variedad produce menos de 500 metros de fibras, frente a los 1.500 que logran otros tipos-.

Sin embargo, Michiko insistió en no dejar nunca esta costumbre, a pesar de las críticas que decían que no merecía la pena por la escasa producción.

Un total de tres variedades de gusanos de seda se crían en las instalaciones imperiales siguiendo un método centenario por el cual no se utiliza ni aire acondicionado ni alimentación artificial para los gusanos, según detalló el diario nipón Asahi Shimbun.

La emperatriz dedicó 19 días del año pasado al cuidado y alimentación de los gusanos, así como a la recolección de la seda, cuya producción fue en 2017 de 160,4 kilogramos, según detalló la misma fuente.

Michiko realiza la mayor parte de estas tareas con sus propias manos y sin guantes, algo muy apreciado entre los japoneses.

Akihito cederá el Trono del Crisantemo al príncipe heredero Naruhito el 1 de mayo de 2019, después de que manifestara por primera vez su voluntad de abandonar el cargo en agosto de 2016 a través de un excepcional mensaje televisado. EFE


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. A ver si nos animamos con el resumen de los lunes
  2. ¡Menudo lunes más otoñal!

Deja tu comentario