Los nikkei, los “gaijin invisibles”

Kristy Ishii

Kristy Ishii es una nikkei estadounidense que vive en Japón. Ser una “gaijin invisible” (ser extranjera y parecer japonesa), le ha acarreado varias situaciones incómodas. Como tener que escuchar:

  • “No eres estadounidense. ¿Qué te pasa, baka (estúpida)? ¿Por qué no puedes hablar japonés?”. (De una persona japonesa).
  • “¡Guau!, tu inglés es perfecto. ¿Dónde estudiaste?”. (De una persona extranjera).
  • “Ah, eres nikkei, ¿entonces eres hafu (mitad)? ¿No? ¿Un cuarto?”. (De una persona japonesa).



Publicidad

Kristy cuenta en el sitio gaijinpot que, según un censo, el 82,5 % de los nikkei estadounidenses solo hablan inglés. Ella pertenecía a esa mayoría.

Casi toda la gente que recién la conoce en el pueblo donde reside la mira confundida, sobre todo cuando utiliza su precario nihongo.

El idioma no es el único problema.

Ser independiente, expresar su individualidad y apreciar la diversidad son características positivas en su país. Sin embargo, descubrió que en Japón la comunidad está antes que el individuo y que “las personas deben sacrificar el tiempo personal a los demás para contribuir donde la sociedad más las necesite”.

Kristy dice que se volvió reservada y pasiva. Incluso comenzó a temer cómo reaccionarían los japoneses si ella no actuaba como se esperaba que lo hiciera una correcta mujer japonesa (pese a ser extranjera).

“Por primera vez en mi vida, cuestioné mi nacionalidad y empecé a sentir que mi identidad japoestadounidense ya no existía”.

“En Estados Unidos, soy ‘japonesa’ pero en Japón, ¿quién soy?”, se preguntaba. Una pregunta con la que alguna vez se habrán identificado muchos nikkei latinoamericanos.

Tras un duro año de adaptación, las cosas son más fáciles ahora debido a que ha mejorado su dominio del idioma. “Culturalmente, nunca pasaré como alguien de aquí, pero estoy comenzando a aceptar mi ambigua identidad”. (International Press)

Guardar

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario