Ministro japonés en problemas tras admitir su ignorancia

Kyodo News

 

Se supone que si te nombran para ocupar un cargo tan importante como el de ministro de Estado, y en un país tan desarrollado como Japón, debes ser una persona preparadísima.

No es el caso de Tetsuma Esaki, ministro a cargo de Okinawa y los Territorios del Norte desde el jueves pasado, según Asahi Shimbun.

Dos días después de su nombramiento, Esaki se metió un autogol. El hombre de 73 años reveló, en una reunión con sus partidarios en la prefectura de Aichi, que durante el debate en la Dieta se limitaría a leer las respuestas preparadas por funcionarios del ministerio.

Esaki dijo que no quería dar respuestas tontas y se definió a sí mismo como un “aficionado” en asuntos relacionados con los Territorios del Norte, actualmente en poder de Rusia.

“Voy a leer las respuestas escritas preparadas por funcionarios del ministerio. Soy un pedazo de papel en blanco”, dijo Esaki delante de periodistas.

El ministro puso mucho énfasis en la necesidad de responder correctamente a las preguntas de los miembros de la oposición, sobre todo porque muchos de ellos conocien bien los temas relacionados con Okinawa y los Territorios del Norte.

Las palabras de Esaki fueron ampliamente difundidas por los medios e incluso ridiculizadas.

Desde su oficina se excusaron diciendo que el ministro habló “off the record” y que estaba siendo autocrítico.

El propio Esaki dijo que había sido irreflexivo. En un intento de minimizar los daños causados por él mismo, afirmó que revisará las respuestas escritas por los funcionarios de su ministerio, y agregará lo que considere necesario y removerá lo que le resulte innecesario.

Con respecto al hecho de haberse definido como aficionado en asuntos relacionados con los Territorios del Norte, dijo que el Ministerio de Asuntos Exteriores se ocupa del tema, mientras que el de Comercio promueve la cooperación económica con Rusia en dichos territorios.

Esaki no piensa renunciar a su cargo. (International Press)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario