Presidente de club argentino quiere echar a jugador que pinchó a rivales con una aguja

El jugador Federico Allende confesó entre risas el daño que hizo a un delantero del Estudiantes.

 

El presidente del Sport Pacífico, Héctor Moncada, se declaró hoy dispuesto a echar de este club de la Cuarta División del fútbol argentino al defensor Federico Allende, que con jactancia admitió haber pinchado el domingo con una aguja a jugadores de Estudiantes de La Plata.

El Sport Club Pacífico, del departamento General Alvear, en la Provincia de Mendoza, eliminó a Estudiantes en la fase detreintaidosavos de final de la Copa Argentina y la actitud mostrada por el jugador también ha sido condenada por el entrenador Andrés Villafañe.

“Por mí, lo echaría. Hay que hablarlo con los dirigentes y el técnico. No es fácil conseguir jugadores en esta categoría”, dijo el presidente Moncada a Radio Late.

“El técnico está de acuerdo conmigo. Vamos a hablar. Allende llegará a Alvear el viernes. Vamos a hablar con Federico y tratar de solucionar rápidamente esto”, explicó.

Allende reveló este martes, entre risas y durante una entrevista con Radio Vorterix, que pinchó varias veces a los atacantes rivales con una aguja. Uno de ellos, el colombiano Juan Otero, manifestó el martes que recibió al menos cuatro ataques del defensor y, pese a sus denuncias, el árbitro Luis Álvarez nada hizo.

“A Otero lo maté. ¿Pero qué querés que haga? Esto es para vivos. Sabíamos que teníamos que ensuciar el partido y pinchaba con agujas a los delanteros de Estudiantes. Sabemos que al jugador de Primera no le gusta el roce, que le hagas tiempo, que le juegues sucio. Veíamos que esa era la forma”, sostuvo.

“El fútbol es así. Pobre negro, me debe haber odiado”, dijo Allende, que afirmó que antes del partido se guardó dos agujas en las canilleras, pero que una de ellas se rompió.

“Me pinchó cuatro veces, me cambiaba de punta porque me pinchaba a cada rato. Le dije al juez que me estaban pinchando y no me prestó atención”, dijo Otero a Radio Late el martes.

“Al finalizar el primer tiempo yo discutí con Allende por eso. Le dije: ‘Esto es fútbol, no una pandilla’. Le dije al juez de línea y solo se reía, me dio bronca. Pensaban que era mentira. Me pinchaba siempre que me ponía de espalda. Gracias a Dios no me hizo daño”, añadió el colombiano. EFE



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario