Ryuichi Sakamoto regresa con nuevo álbum tras 8 años de silencio forzado

Antonio Hermosín /

Ryuichi Sakamoto regresa tras ocho años de silencio y después de recuperarse de una grave enfermedad con su nuevo álbum “async”, que coincide con una exposición multimedia en Tokio que se sumerge en la intimidad y el proceso creativo del vanguardista músico nipón.

El disco, disponible a partir de este 28 de abril en todo el mundo, evoca temas como la muerte, la memoria o los sueños, según el exmiembro del grupo pionero de la electrónica Yellow Magic Orchestra, y llega después de una pausa obligada en su carrera por el cáncer que se le diagnosticó en 2014.

Un mes antes de su lanzamiento, el músico de 65 años decidió organizar una exposición en el centro tokiota de arte contemporáneo Watari-um para ofrecer una experiencia auditiva “diferente” de sus nuevas composiciones y “en un entorno bien organizado”, según explicó a Efe la directora del centro, Etsuko Watari.

Al penetrar en este museo el visitante deja atrás las bulliciosas calles del distrito de Shibuya, y se encuentra con tres pequeñas salas, casi a oscuras, donde prevalecen sonidos y en las que está prohibido emplear el teléfono móvil incluso para hacer fotografías.

Una atmósfera melancólica compuesta por notas de piano, sintetizadores y percusiones metálicas inunda las salas, ilustradas con imágenes del equipamiento electrónico y analógico empleado por el compositor, y que también descubren partes de su hogar y de su estudio en Nueva York.

Entre las tres plantas de la muestra, llamadas “ahogamiento”, “volumen” y “primera luz”, destaca la primera y sala principal, donde los visitantes pueden sencillamente sentarse a escuchar una mezcla especial del álbum en un equipo envolvente 5.1, acompañada de una videoinstalación del artista nipón Shiro Takatani.

“Ideé este lugar con el objetivo de que los visitantes pudieran sumergirse en la música como si tomaran un baño. Pensé que la gente podría disfrutar la sensación de zambullirse en los sonidos sin pensar en nada más”, afirmó Sakamoto al inaugurar la exposición, que estará abierta al pública hasta finales de mayo.

La muestra desvela algunas de sus fuentes de inspiración: novelas de Philip K. Dick y Kurt Vonnegut, filmes de Andréi Tartovski o escenas cotidianas de teteras expulsando vapor, cortinas ondeando al viento o la luz del atardecer penetrando en el salón del músico.

En cuanto a su nuevo álbum, Sakamoto juega con la repetición y la distorsión de sonidos y concede un gran protagonismo al silencio, un estilo a caballo entre los géneros del “ambient” y el “drone” que explora el camino abierto en sus colaboraciones previas con músicos como Christian Fennesz y Alva Noto.

“Async” arranca de hecho con una pieza a la que Fennesz aporta sus intrincadas composiciones de guitarra eléctrica, e incluye grabaciones con un piano desafinado que fue recuperado de entre el lodo y los escombros en Fukushima (noreste de Japón) tras el tsunami que arrasó la región en 2014.

Se trata del primer álbum de estudio en solitario de Sakamoto desde “Out of noise” (2009), aunque entre medias se han publicado varias compilaciones de sus conciertos y bandas sonoras como “The Revenant” (2016), del mexicano Alejandro González Iñárritu.

“Async” es la decimonovena obra individual de la inabarcable discografía de Sakamoto, junto a decenas de bandas sonoras y a sus trabajos desde 1977 como integrante de Yellow Magic Orchestra, considerada la banda nipona más influyente y con la que ha vuelto a los escenarios en varias ocasiones durante la última década.

“He superado una grave enfermedad y no sé cuántos discos más podré hacer en el futuro. Por eso este álbum es tan valioso para mí y puse en él todo lo que tenía”, afirmaba Sakamoto en una reciente entrevista concedida a la televisión estatal nipona NHK.

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario