La apariencia física, cada vez menos importante para elegir pareja en Japón

Foto defanniversary.com

 

En eventos de emparejamiento se usan mascarillas para resaltar las “cualidades interiores”

Foto defanniversary.com
Foto defanniversary.com

60 hombres y mujeres se han reunido en un evento de búsqueda de pareja en Tokio. Lo primero que llama la atención es que todos usan mascarillas. ¿Por el clima? ¿Alergia? No. La empresa detrás del evento tiene un fin claro: ocultar parte del rostro de cada uno de los participantes para resaltar su “cualidades interiores”.

Uno de ellos es un reportero de Mainichi Shimbun de 33 años que participa en el encuentro por razones personales (en busca de una posible esposa) y profesionales (para escribir su testimonio en el diario).

Este tipo de eventos, que prioriza la personalidad antes que la apariencia física, ha tenido una buena acogida y se lleva a cabo una vez al mes.

El reportero de Mainichi, Kenichi Omura, nos cuenta que cuando llega al evento (15 minutos antes del inicio programado) es llevado a una sala de espera para hombres, donde llena una tarjeta con información como pasatiempos, comida favorita, música preferida. Dicho sea de paso, cada participante tiene que llevar su propia mascarilla.

¿La cuota para hombres? 4.000 yenes (37,8 dólares). ¿Para mujeres? 3.000 yenes (28,3 dólares). ¿Edades? De 30 años o más.

Kenichi, que participa por primera vez en este tipo de eventos para encontrar pareja, recuerda los consejos que ha leído en línea de gente que ha tenido experiencia al respecto. “Primero, relájate”. “Disfruta sin apresurarte”. “Escucha a la otra persona sin forzarte a presentarte ante ella”. En una sola palabra, calma.

Cuando el comediante que oficia de maestro de ceremonias grita “¡Vamos a empezar!”, la pared que divide las salas de espera de hombres y mujeres se abre, poniendo a ellos y ellas frente a frente, sin ningún obstáculo visual. El reportero se siente como si estuviera en un programa de televisión.

Hombres y mujeres están sentados frente a frente en dos filas paralelas. Los hombres pasan de una silla a otra para hablar con las 30 mujeres por dos minutos con cada una.

Foto defanniversary.com
Foto defanniversary.com

Una de las mujeres, de 37 años, le dice a Kenichi que le resulta sencillo participar porque gracias a la mascarilla los hombres no pueden ver la zona alrededor de su boca. “Yo puede ocultar mis puntos bajos”, dice sonriendo.

El periodista hace una confesión personal aquí.

“Entiendo cómo (la mujer) se siente. Mido 168 centímetros y peso más de 100 kilos. Estoy en una edad en la que mi familia me está presionando para que me case, pero siento que si voy a un evento de búsqueda de pareja normal sería ignorado. Incluso con una máscara no puedo ocultar mi cuerpo, que me da complejo de inferioridad. Sin embargo, recordarme a mí mismo que se supone que todo el mundo allí valora las cualidades interiores sobre la apariencia externa me ayuda a sentirme un poco mejor”.

Otra mujer pone las cosas más claras: “No quiero preocuparme por el aspecto de mi pareja, y no quiero que él se preocupe por mi aspecto”.

Después de la ronda de conversaciones, los participantes tienen “tiempo libre” para charlar con la persona por la que se han sentido atraídas y, si ambas partes están de acuerdo, intercambian información de contacto. Kenichi intercambia datos con una chica.

La empresa organizadora del evento se llama DEF Anniversary. Su presidenta, Kei Matsumura, una mujer de 26 años, dice que tratan de que ningún participante se quede solo porque no tiene con quien hablar, y que su objetivo es que a partir de una amistad casual se formen parejas.

Aunque dos minutos es muy poco tiempo para hablar a fondo con alguien, el evento busca que los participantes tengan una real comunicación entre sí. Ahora bien, el uso de la mascarilla tiene sus ventajas, pero también sus desventajas. Por ejemplo, que las mascarillas amortiguan las voces y a veces se hace difícil entender lo que la otra persona dice, comenta el periodista.

La escritora afirma que cada vez encuentra más jóvenes que consideran que elegir una pareja basándose en su apariencia es “injusto”.

La escritora Megumi Ushikubo, autora de libros sobre relaciones de pareja, revela que ha entrevistado a jóvenes que han participado en eventos similares, en los que utilizaban vendas en los ojos o máscaras de bailes de disfraces.

El objetivo es básicamente el mismo. Relegar a un segundo plano la apariencia física. Ushikubo afirma que para las personas que se sienten inseguras o inferiores por su apariencia física probablemente de este modo se sienten más cómodas hablando y alternando con otros.

Ushikubo dice que “si los hombres, en particular, participan en un evento de emparejamiento normal y ninguna de las mujeres habla con ellos, piensan que son rechazados por su apariencia, motivo por el cual podría ser difícil que intenten salir de nuevo. Sin embargo, si se ponen una máscara su autoestima no sufrirá tanto daño”.

¿No les dan los jóvenes especial importancia a la apariencia física en la búsqueda de pareja? La escritora afirma que cada vez encuentra más jóvenes que consideran que elegir una pareja basándose en su apariencia es “injusto”.

Ushikubo cree que, sobre todo después del terremoto de 2011, existe una tendencia creciente a buscar una relación tranquila, suave, en lugar de una apasionada. Por eso mismo, los jóvenes de hoy dan importancia a los valores compartidos y a la comunicación, en desmedro de la apariencia física.

Las cifras confirman esta tendencia. En marzo de este año, el Instituto Meiji Yasuda preguntó a jóvenes de 20 a 39 años qué es lo más importante en una pareja matrimonial. Tanto hombres como mujeres pusieron en primer lugar tener los mismo valores, y en segundo la bondad o amabilidad. ¿La apariencia física? En octavo lugar entre los hombres, y en duodécimo puesto entre las mujeres.

Volviendo a Ushikubo, ella cree que eventos como al que asiste el periodista de Mainichi quizá no tengan efectos inmediatos, pero podrían contribuir a que los jóvenes, muchos de los cuales son hijos únicos y no tienen la posibilidad de alternar con personas del sexo opuesto de su mismo grupo de edad, aprovechen la oportunidad para hacerlo, a manera de “calentamiento” o “entrenamiento” antes de tener una cita.

La baja tasa de natalidad preocupa sobremanera a las autoridades japonesas. La población de Japón se reduce año a año y para revertir la tendencia es indispensable que los jóvenes se emparejen y formen familia. Por eso, numerosas municipalidades en Japón han solicitado a DEF Anniversary que realice eventos en sus jurisdicciones.

La compañía espera que “poniendo énfasis en las cualidades interiores de la gente” puedan contribuir a “superar la baja tasa de natalidad de Japón”. En el Japón de hoy, la pinta parece lo de menos. (International Press)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario