Mitsubishi pagará 62.500 millones de yenes a sus clientes por el falseo de datos

 


Publicidad

La magnitud del engaño es mayor de lo revelado inicialmente

Mitsubishi

El fabricante automotriz nipón Mitsubishi Motors anunció que abonará unos 62.500 millones de yenes (532 millones de euros) a sus clientes en Japón afectados por el escándalo de falseo de datos de consumo de combustible.

La empresa también confirmó que hay en total 20 modelos de automóviles afectados por la manipulación de datos, dieciséis más que los que anunció inicialmente Mitsubishi, según explicó en rueda de prensa el consejero delegado de la compañía de los tres rombos, Osamu Masuko.

Dado que la empresa solo conserva datos de los últimos diez años, las dos decenas de modelos afectados fueron vendidos entre 2006 y 2016.

El pasado abril, Mitsubishi admitió inicialmente haber falseado los datos de consumo de combustible de 625.000 minivehículos de cuatro modelos diferentes vendidos en Japón, y durante sus investigaciones para determinar el alcance del escándalo ha afirmado también que estas prácticas se han extendido a otras versiones.

La empresa ha decidido abonar 100.000 yenes (852 euros) a cada usuario que adquirió uno de estos cuatro modelos cuyo gasto de combustible real es mayor que el incluido en la información con la que se comercializaron los automóviles, dijo Masuko.

Estas compensaciones se han calculado en función de los costes adicionales de combustible en los que han incurrido los propietarios de los vehículos debido a los datos falseados, señaló el consejero delegado de la compañía.

Como resultado de la manipulación de las pruebas de consumo energético, estos vehículos fueron vendidos bajo una falsa garantía que aseguraba que eran entre un 5 y un 15 por ciento más eficientes de lo que en realidad son.

La eficiencia en el consumo es además un factor determinante a la hora de que un modelo esté sujeto a los programas públicos que incentivan la compra de vehículos menos contaminantes.

Debido al programa de compensaciones la empresa contabilizará unos 50.000 millones de yenes (426 millones de euros) como pérdidas extraordinarias para el ejercicio en curso, y el resto lo incluirá en las cuentas de cursos venideros. (EFE)

 


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario