Abe no retrasará la subida del impuesto sobre el consumo en Japón

Foto Kantei

“Siempre que no ocurra nada como la crisis de Lehmann o un gran desastre natural”


Publicidad

Foto Kantei
Foto Kantei

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, aseguró que no tiene intención de aplazar la próxima subida del impuesto sobre el consumo en Japón prevista para 2017, una medida considerada clave para la fiscalidad del país.

Abe fue preguntado por un diputado de la oposición sobre si repetirá este año una decisión como la que adoptó en 2014 cuando convocó elecciones generales.

Estos comicios se interpretaron como referéndum sobre la apuesta del jefe de Gobierno por retrasar la subida del gravamen, cuyo incremento daña mucho el consumo, principal motor de crecimiento nipón.

Muchos analistas han apuntado a la posibilidad de que Abe aproveche los comicios previstos en julio -cuyo objetivo es renovar parte de la Cámara Alta- para convocar también nuevas generales y reforzar su liderazgo, además de refrendar importantes decisiones en materia económica o constitucional.

“Tal y como he dicho siempre, vamos a subir el IVA siempre que no ocurra nada como la crisis de Lehmann (Brothers) o un gran desastre natural. Del mismo modo, no tengo intención de disolver la Cámara Baja (lo que obliga a convocar elecciones)”, respondió tajante Abe.

Tras ganar los comicios de 2014, el primer ministro retrasó hasta abril de 2017 una subida del IVA prevista para otoño de 2015 y en la que el gravamen debería pasar del actual 8 por ciento al 10 por ciento.

Varios organismos internacionales han subrayado la importancia de que Japón incremente el impuesto sobre el consumo de cara a mejorar su régimen fiscal, condicionado por los crecientes gastos que implica su programa de seguridad social y su enorme deuda pública, la mayor del mundo desarrollado.

Ante las discusiones parlamentarias en torno a un posible retraso en la subida impositiva, las agencias de calificación Fitch y Moody’s advirtieron de los efectos negativos que podría tener dicha decisión.

La primera consideró que “el déficit aumentaría, la deuda se incrementaría a mayor ritmo del esperado, y esto afectaría al crédito” soberano nipón, mientras que Moody’s subrayó que aplazar la subida implicaría una “gran carga fiscal” para la tercera economía del mundo. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario