Japón prepara a extranjeros para casos de desastres naturales


Foto U. S. Marine Corps

Simulacros involucran a cada vez más extranjeros


Publicidad

Los gobiernos locales en Japón están intensificando sus programas para ayudar a prepararse a los extranjeros, ya sean residentes o viajeros, para los desastres naturales.

Los extranjeros, debido a la barrera del idioma y su falta de familiaridad con el entorno geográfico, están considerados en la misma categoría que los ancianos para situaciones de emergencia.

La prevención es más importante que nunca, subraya Kyodo, debido a que un número récord de 2,12 millones de extranjeros residían en Japón a finales de 2014, mientras que el número de turistas procedentes del extranjero superó los 19 millones el año pasado, sin olvidar que en 2020 Tokio albergará los Juegos Olímpicos.

La autoridades de la ciudad de Beppu, prefectura de Oita, que recibió a unos 340.000 extranjeros en 2014 por sus baños de aguas termales, elaboró un mapa de riesgo de tsunami en inglés, pues se estima que las olas podrían alcanzar una altura de hasta 4,78 metros si se produjera un terremoto a lo largo de la fosa de Nankai.

Entre los consejos que la ciudad nipona brinda a los extranjeros figura: “Huya a un lugar alto, más que distante”. Las autoridades también han distribuido un mapa que muestra los lugares de evacuación.

Ya en 2014, el gobierno de la ciudad realizó un simulacro de emergencia en una zona con una gran población de extranjeros.

Un funcionario local hizo hincapié en que hay extranjeros que nunca han sufrido un terremoto. “Los intercambios entre japoneses y extranjeros permiten que se ayuden mutuamente en casos de emergencia”, destacó.

Un estudiante de Sri Lanka, Jude Dilshan (27), que sufrió un tsunami en su país natal, dijo tras participar en un simulacro que las oportunidades de aprender cómo se utiliza un desfibrilador externo automático y familiarizarse con los japoneses son valiosas.

Mientras tanto, en Takahama, prefectura de Aichi, donde los residentes extranjeros representan más del 5 % de la población, se realizó el primer simulacro de desastre para extranjeros en noviembre pasado. Participaron 25 nikkei brasileños.

Los consejos de un instructor –como “métase debajo de un escritorio cuando sienta un sismo– fueron traducidos al portugués.

Los extranjeros experimentaron un terremoto simulado de intensidad 7, el más alto en la escala sísmica japonesa, y practicaron gritando “¡Ayuda!” en japonés.

Tras el simulacro, los extranjeros encuestados dijeron que les gustaría volver a participar en otro ejercicio de prevención.

Uno de los participantes, Satoshi Hagiwara (40), declaró a Kyodo que estaba sorprendido, pues ignoraba la información que recibió en el simulacro (por ejemplo, posibles zonas de inundación y ubicación de los centros de evacuación).

Por su parte, Nobuyuki Kurita, líder de una organización con sede en Nagoya que se dedica a actividades de socorro, enfatizó que “la información que los japoneses dan por sentado pueden ser importantes para los extranjeros”.

Los extranjeros con frecuencia forman sus propias comunidades y rara vez se unen a las asociaciones de vecinos a cargo de residentes japoneses, según la agencia de noticias japonesa.

Naohiro Fukaya, funcionario del gobierno de Takahama, expresó su esperanza de que los residentes extranjeros participen activamente en los simulacros y ayuden como intérpretes en casos de desastre.

Cuando el terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011 devastaron la región de Tohoku, la confirmación del paradero de los extranjeros tomó mucho tiempo debido a la barrera del idioma.

Dicho sea de paso, la Agencia de Turismo de Japón ha desarrollado una aplicación móvil gratuita para ofrecer consejos de seguridad a los extranjeros en casos de desastre. Además, ha elaborado directrices para los negocios relacionados con el turismo, como hoteles y agencias de viajes. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario