Japonesas revelan sus preferencias en el amor

Extranjeros son más románticos, pero con los japoneses es más fácil entenderse.

¿Un novio japonés o uno extranjero? ¿Cuál es mejor? A través de los testimonios de un grupo de mujeres, el sitio web RocketNews24 intenta responder a estas preguntas.




Publicidad

Los hombres japoneses no empiezan con buen pie. Una encuesta realizada por el sitio web Nico Video pregunta por qué algunas japonesas no están interesadas en sus compatriotas varones. Se admiten respuestas múltiples:

  • No tienen ningún concepto de caballerosidad: 48,3 %
  • No expresan afecto: 43 %
  • No toman la iniciativa: 24,7 %
  • No dicen cosas agradables de sus novias frente a los demás: 17,6%
  • No tienen buen cuerpo: 14,5 %

Sin embargo, los japoneses tienen algunas ventajas con respecto a los extranjeros. La afinidad cultural, por ejemplo. Una mujer dice: “Cuando me case, quiero dejar mi trabajo y ser una ama de casa. Creo que las mujeres que tienen ese tipo de ambiciones están mejor con un hombre japonés, ya que ese patrón ha sido la norma para las parejas japonesas durante mucho tiempo”.

La diferencia de idioma puede obstaculizar una relación de pareja. Una mujer lamenta lo frustrada que se siente cuando habla con su novio angloparlante y no encuentra la palabra justa para expresar lo que quiere decir.

Toda pareja tiene sus peleas, pero estas se agravan cuando por la barrera del idioma uno no entiende bien lo que el otro piensa o quiere decir y viceversa. Es decir, primero discuten para tratar de entender al otro y luego, si lo consiguen, pasan a discutir el tema de fondo. La brecha cultural agrega un nuevo motivo de conflicto.

Otro choque cultural: la comida. “A medida que pasa el tiempo, mi esposo extranjero y yo peleamos cada vez más por la comida. Cuando éramos jóvenes, estábamos dispuestos a comer casi cualquier cosa, pero al ir envejeciendo nuestros gustos han empezado a volver a lo que comíamos cuando éramos niños”, manifiesta una mujer. Para ella esa es una de las razones por las cuales algunos matrimonios internacionales naufragan después de muchos años.

No obstante, los extranjeros también tienen lo suyo. Por ejemplo, muestran mejor disposición para colaborar en las labores domésticas. Una mujer cuenta que para su esposo canadiense es natural ayudar con las tareas del hogar.

Y tal parece que en romanticismo los extranjeros sacan varios cuerpos de ventaja a los japoneses.

“Mi novio es de Estados Unidos y cada vez que hablamos por teléfono me dice ‘te amo’ antes de colgar. Siempre me hace sonrojar”, revela una chica.

Una mujer cuenta que su novio español comienza cada correo electrónico que le dirige con la frase: “A la mujer más bella del mundo”.

Otra confiesa: “En mis días libres, mi novio francés me hace el desayuno y me despierta con un beso diciendo: ‘No podía esperar a verme a mí mismo en esos hermosos ojos tuyos’”.

En síntesis, ¿hay una respuesta definitiva? No. En todo caso, cada mujer tiene la suya. (International Press)

Publicidad
Publicidad