Fallece japonés condenado a muerte hace 43 años

Hombre luchó por su inocencia durante más de medio siglo


Publicidad

Masaru Okunishi

Masaru Okunishi fue condenado a muerte en 1972 por la muerte de cinco mujeres, entre ellas su esposa. El hombre de 89 años murió el domingo en prisión sin cumplir su anhelo de ser sometido a un nuevo juicio, informó la agencia Kyodo.

Durante más de medio siglo, Okunishi defendió su inocencia.

En mayo de este año, los abogados del hombre presentaron por novena vez una petición para que su caso fuera visto nuevamente. Los letrados aseguraban tener nueva evidencia a favor de su inocencia.

En marzo de 1961, 17 personas sufrieron una intoxicación durante una reunión en la ciudad de Nabari, prefectura de Mie. Cinco mujeres murieron y otras doce personas cayeron enfermas después de beber vino envenenado.

Okunishi fue arrestado bajo sospecha de asesinato en abril. Al principio, el hombre dijo que había vertido una sustancia química en el vino para poner fin a un triángulo amoroso que involucraba a su esposa y otra mujer.

Sin embargo, se retractó antes de ser acusado formalmente.

En 1964, el Tribunal de Distrito de Tsu absolvió a Okunishi por falta de pruebas, pero en 1969 el Tribunal Superior de Nagoya revocó el fallo y lo condenó a muerte. La sentencia fue ratificada por la Corte Suprema en 1972.

Ante las insistentes solicitudes para un nuevo juicio, el tribunal superior decidió en 2005 reabrir su caso, pero la decisión fue anulada por una objeción presentada por los fiscales.

El caso de Okunishi ha empujado a algunos expertos a subrayar la necesidad de reformar un sistema legal que permite que los fiscales presenten objeciones entrampando la posibilidad de que el sentenciado pueda ser sometido a un nuevo proceso judicial.

Yuichi Kaido, un abogado que dirige una organización que defiende los derechos de los reos, lamentó que las repetidas peticiones para que Okunishi fuera juzgado nuevamente no se concretaran.

En 2012 Okunishi fue trasladado a un hospital en Nagoya tras mostrar síntomas de neumonía. Más adelante fue trasladado a una prisión en Tokio donde recibiría un mejor tratamiento médico.

Recayó en 2013, pero se recuperó. Sin embargo, la neumonía lo derrotó definitivamente el domingo. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad