Templos budistas ayudan a solteros a encontrar pareja en Japón

Grupo religioso crea servicio para que chicos y chicas se conozcan

Templo en Tokushima

El declive de la tasa de natalidad es un asunto de Estado en Japón. En 2014, la población en el país asiático se redujo por cuarto año consecutivo. Emparejar a los solteros se ha convertido en una tarea que involucra no solo al gobierno central y a las autoridades locales. Hasta los budistas están haciendo de Cupido.

Un grupo budista en Japón ha creado un servicio a través del cual organiza encuentros entre chicos y chicas para que se conozcan y, con suerte, inicien el camino al altar.

Sí, al altar, porque la cosa va en serio. Los solteros que participan en estas actividades no lo hacen para divertirse o simplemente pasar el rato, sino porque desean encontrar una pareja estable y a largo plazo.

En Japón hay varias empresas que se dedican a esta actividad de búsqueda de parejas con fines matrimoniales llamada konkatsu. Sin embargo, a diferencia de estas –explica el sitio RocketNews24– los budistas no tienen ánimo de lucro, así que los chicos que participan en sus eventos no tienen, por ejemplo, que pagar una cuota anual o desembolsar una suma adicional si terminan casándose con alguien que conocieron en una de sus actividades.

Solo cobran lo necesario para cubrir los gastos básicos. 1.500 yenes (12,5 dólares) alcanzan para participar en los eventos más baratos. ¿Pero no es raro que los solteros se reúnan en templos para conocerse? No, por el contrario, en los templos se genera un ambiente tranquilo y relajado, ideal para la gente que quiere huir del ruido o la perturbación de clubes o salas de fiesta.

Mientras se conocen, los asistentes comen un tradicional plato vegetariano que sirven a los monjes, escuchan un discurso del abad del templo (seguramente con consejos) y reciben un amuleto para tener suerte en la búsqueda del amor y pasteles de frijoles en forma de corazón.

No suena muy emocionante, pero como se ha dicho esto es para gente que va en serio y no anda en busca de juergas.

Al final del evento, los monjes proporcionan a los asistentes información de contacto sobre algún chico o chica que les haya interesado, evitando así la incomodidad de tener que pedirla directamente.

¿Y funciona? Sí. Hasta el momento, de los 2.600 solteros que han participado en las actividades de los budistas se han formado 70 matrimonios. Y para un reciente encuentro en Shizuoka, recibieron más de 600 solicitudes de participación. (International Press)



Publicidad