Japón se ha quedado congelado en el siglo pasado, según expertos extranjeros

Mientras Alemania ha decidido prescindir de las centrales nucleares tras el accidente en Fukushima, Japón aún se aferra a ellas (foto Tepco)

El país asiático necesita una nueva Restauración Meiji para saltar al siglo XXI


Publicidad

Mientras Alemania ha decidido prescindir de las centrales nucleares tras el accidente en Fukushima, Japón aún se aferra a ellas (foto Tepco)
Mientras Alemania ha decidido prescindir de las centrales nucleares tras el accidente en Fukushima, Japón aún se aferra a ellas (foto Tepco)

Japón es un país admirado por varias cosas: su rica tradición cultural, el civismo de sus habitantes, el poderío de su economía y su tecnología, etc. Sin embargo, el país asiático podría perder el estatus del que actualmente goza.

El escritor Michael Hoffman recoge, en una columna que publica Japan Times, las opiniones de 30 extranjeros expertos en Japón compiladas por la revista Shukan Gendai sobre diversos temas.

Sus impresiones no invitan al optimismo. La percepción generalizada es que Japón se está rezagando.

Por ejemplo, el 73 % de los especialistas consultados considera que actualmente China es un país más importante que Japón.

El periodista francés Regis Arnaud cree que la economía nipona, hoy la tercera del mundo, podría debilitarse y caer al cuarto, quinto e incluso décimo quinto lugar. Arnaud critica al primer ministro japonés, Shinzo Abe, de quien dice que carece de una visión de largo plazo. Solo tiene ojos para lo que tiene frente a sus narices, opina.

El 75 % responde que el programa de reactivación económica impulsada por Abe no es un éxito. No es el único punto de la agenda del gobernante nipón que no ven con buenos ojos. El 82 % está en contra de que Abe pretenda reforzar la capacidad de defensa militar de Japón, mientras que el 90 % se opone a la reactivación de las centrales nucleares.

El exembajador de Alemania en Japón, Volker Stanzel, es tajante en su rechazo a la decisión del gobierno japonés de dar luz verde a las centrales atómicas. Michael Hoffman hace notar lo irónico del hecho de que Japón, que sufrió la catástrofe nuclear de Fukushima, busque volver a la energía nuclear, mientras que Alemania, tras el accidente en Japón y pese a no ser afectada directamente, haya decidido prescindir de las centrales atómicas.

El periodista británico David Pilling apunta los reflectores hacia un dato revelador: mientras que las manifestaciones antinucleares en Japón atrajeron a decenas de miles de personas, en Alemania atrajeron a cientos de miles.

El japonólogo italiano Faliero Salis asegura que la decisión de Japón de reactivar las plantas nucleares muestra que “los líderes políticos y económicos (japoneses) piensan nada más que en los beneficios a corto plazo”.

El economista estadounidense Clyde Prestowitz va más allá y sostiene que Japón necesita una nueva Restauración Meiji, revolución política, económica e industrial implantada a mediados del siglo XIX que modernizó a Japón, haciendo que salte del siglo XVII al XX, siglo en el que aún permanece.

Mucha gente cuando piensa en Japón piensa de inmediato en tecnología. Sin embargo, el británico Pilling considera que el país asiático está perdiendo terreno en este campo donde fue potencia en el siglo pasado, y pone como ejemplo a Sony, que ha sido superado por Apple.

Japón, enceguecido por sus propios éxitos en el siglo XX, se quedó congelado en el tiempo, subraya el artículo de Japan Times.

Para finalizar, Pilling subraya otro dato que muestra que el país asiático aún tiene mucho por crecer. “En una democracia madura, las personas deben defender sus derechos. Pero Japón, notablemente avanzado en los ámbitos económico y cultural, en este campo es singularmente débil”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad