Algunos extranjeros abusan de sistema para quedarse en Japón para trabajar


 


Publicidad

Ministerio de Justicia evalúa tomar medidas

Trabajadores

Estudiantes y practicantes extranjeros buscan irregularmente acogerse a la condición de refugiados para poder trabajar en Japón, informó Asahi Shimbun.

Debido a que una solicitud para acceder al estatus de refugiado en Japón puede tomar varios años en resolverse y, mientras tanto, el postulante puede trabajar, hay extranjeros que aprovechan esto para presentar la solicitud y poder quedarse en el país como trabajadores.

Desde hace cuatro años, una modificación en la ley permite que aquellos extranjeros con visa que piden ser considerados como refugiados puedan empezar a trabajar medio año después de entregar su solicitud.

El Ministerio de Justicia decidió autorizar que los solicitantes puedan trabajar para no perjudicar a aquellos que mientras esperan la resolución de su caso no tienen fuente de ingresos.

Los estudiantes, en principio, solo pueden trabajar a tiempo parcial y menos de 28 horas a la semana. Por su parte, los internos laboran en condiciones muy duras por bajos salarios.

Los extranjeros que abusan del sistema, y que en realidad no corren riesgo de ser perseguidos si retornan a sus países, motivo por el cual no tendrían por qué presentar su solicitud, pueden trabajar por salarios más altos en Japón que los que reciben como practicantes o estudiantes.

Por ejemplo, un hombre de Nepal que trabaja en una fábrica de plásticos en la región de Kanto admite ante Asahi que mintió en su solicitud, que presentó el año pasado.

El nepalés arribó a Japón para ser practicante en labores agrícolas. Cuando culminó su periodo de prácticas, decidió quedarse para seguir trabajando. En la fábrica de plásticos donde está gana alrededor de 200.000 yenes (1.850 dólares) mensuales, casi el triple de los 70.000 yenes (649 dólares) que ganaba antes.

Este año otros cuatro nepaleses dejaron de asistir a una escuela de idiomas en la ciudad de Fukuoka. ¿Qué había pasado con ellos? Cuando la escuela investigó su paradero, descubrió que los cuatro vivían en la ciudad de Oyama (Tochigi) y que habían presentado sendas solicitudes para alcanzar el estatus de refugiados.

Son varios los casos de extranjeros que ni siquiera esperan culminar su periodo de prácticas o estudios para buscar beneficiarse de la solicitud.

En 2013, 544 nepaleses pidieron la condición de refugiado, solo por detrás de los turcos (658). El número de postulantes de Nepal se ha disparado desde 2010.

El Ministerio de Justicia evalúa tomar medidas para atajar estos casos.

No obstante, las personas que trabajan con refugiados critican la lentitud del sistema y lo consideran la razón principal del abuso. En los países de Occidente, la solicitud se resuelve en alrededor de medio año.

Además, se teme que el incremento de solicitudes dolosas perjudique a quienes verdaderamente tienen motivos para ser calificados como refugiados.

El profesor universitario Saburo Takizawa cita la falta de un sistema adecuado para aceptar trabajadores extranjeros que quieren trabajar en Japón como una de las causas del abuso.

Son poquísimos los que logran recibir el estatus de refugiado en Japón. En 2013, solo 6 de los 3.260 postulantes tuvieron éxito. (ipcdigital)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad