Prensa japonesa revela detalles sobre caso de español acusado de agresión sexual

Símbolo de la policía japonesa.

Exgerente de exclusivo hotel en Tokio será detenido si retorna a Japón


Publicidad

A principios de septiembre, la policía japonesa emitió una orden de arresto contra el español A. A. (45), ex gerente general de un exclusivo hotel en Tokio, acusado de agresión sexual a una mujer.

El semanario Shukan Jitsuwa ha revelado nuevos detalles del caso que recoge el sitio web The Tokyo Reporter. Esta es su versión:

El 30 de mayo, unos diez minutos antes del mediodía, la víctima, que reside en Kioto y estaba de visita en la capital japonesa, entró en el lujoso hotel. Tenía una cita con un hombre y había llegado un poco antes. En el lobby se acercó al español para preguntarle dónde estaba el baño.

Como A.A. no habla japonés, se comunicó con la mujer en inglés, ofreciéndose como guía. Sin embargo, en vez de llevarla al baño la condujo a un restaurante.

Cuando le preguntó por la localización del baño, la chica empleó la palabra “restroom”, que A.A., al parecer, deliberadamente malinterpretó como “restaurant”, lo que le habría hecho creer que la mujer le estaba pidiendo que la llevara a un restaurante para comer juntos.

Para evitar cualquier malentendido, la chica le dijo al hombre que tenía una cita. A.A., entonces, se ofreció a acompañarla de retorno al primer piso. En el trayecto, le preguntó dónde vivía, adónde se dirigía, si estaba por primera vez en Tokio, le dijo que era gerente del hotel y le entregó una tarjeta de presentación.

Al llegar al primer piso, A.A. le abrió la puerta de un baño, la invitó a pasar y sorpresivamente entró tras ella. Cuando la chica quiso salir, el hombre la puso contra la pared. “Sabes, me gustas mucho”, le espetó. “¿Por qué no me das tu número de teléfono?”. También le dijo que tenía 40 años y era soltero. “No le puedo dar mi número de teléfono, tengo que salir para una cita”, respondió ella.

A.A. le dijo que el baño donde estaban casi no se utilizaba y le insinuó que no le serviría de nada gritar. Acto seguido, se bajó los pantalones y la ropa interior y le pidió que lo masturbara. Ella se negó. “Por favor, déjeme salir. Yo quiero salir. A cambio, le voy a dar mi número de teléfono”, le dijo entre lágrimas.

El sujeto sacó su smartphone y ella escribió en él sus datos personales. Solo así accedió a dejarla libre. Tras la agresión, el hombre con el que la chica tenía la cita avisó a la policía.

Aunque A.A. negó todo, un análisis de ADN de sustancias encontradas en la ropa de la mujer, incluyendo su ropa interior, coinciden con el de él.

El español abandonó el país el 7 de agosto tras renunciar a su cargo en el hotel. Si retorna a Japón será detenido. (ipcdigital)

 

 

Publicidad
Publicidad