Las propuestas matrimoniales que más rechazo causan entre las japonesas

Junio, el mes de los matrimonios en Japón.

Junio es el mes de los matrimonios en Japón. No obstante, no todas las propuestas son aceptadas por descabelladas.

Junio, el mes de los matrimonios en Japón.
Junio, el mes de los matrimonios en Japón.



Publicidad

La revista japonesa Zexy realizó una encuesta entre las japonesas de 20 a 39 años buscando las propuestas de matrimonio que más impacto negativo les ha causado. Aquí publicamos la lista con frases que sorprenderán.

Nada romántico

· Dentro de una camioneta vieja me dijo: “Si quieres puedo casarme contigo”(27 años)

· De repente me habló: “La próxima semana te voy a pedir que te cases conmigo. No te olvides”. Al parecer yo siempre tenía que hacer otras cosas cuando él quería proponerme matrimonio. (39 años)

Exagerado

· Aunque no era su personalidad se puso de rodillas y me entregó una rosa roja. Le dije inmediatamente: “No seas tan cursi y párate ya”. (27 años)

· Me hizo la propuesta y me dio como regalo una libreta de ingresos y egresos (el que acostumbra usar el ama de casa). (28 años)

No somos novios

· Después de romper con mi novio decidimos seguir como amigos. Un día, de repente, me propuso lo siguiente: “Quiero tener un hijo contigo”. No se le ocurrió otra cosa que decirme. (28 años)

· Un amigo con el que no tenía ninguna relación sentimental me dijo una vez: “Cuando pensé que ya era tiempo de casarme se me vino tu imagen a mi mente”. (33 años)

Sinvergüenza

· Me dijo: “quiero casarme contigo, pero voy a seguir saliendo con otras chicas. Aceptas?”. (37 años)

· Después de proponerme matrimonio se disculpó diciéndome: “lo dije sin pensar”. (28 años)

Un poco de historia

En Japón, junio es considerado desde hace algún tiempo, el mes idóneo para proponer matrimonio a su pareja. La idea proviene de Europa donde el clima es especialmente agradable en junio. Al contrario, en Japón, este mes es de tsuyu (lluvioso), por eso las parejas no acostumbraban casarse en junio. Sin embargo, después de la Guerra, la idea occidental se fue imponiendo gracias, sobre todo, a los comerciantes, hoteles y otros  negocios  relacionados con los noviazgos y matrimonios, que al ver que en este mes bajaban considerablemente sus ingresos, comenzaron a imponer la idea de que casarse en junio les traería felicidad. (ipcdigital)

Publicidad
Publicidad