Piropo, ¿halago o agresión a las mujeres?

Acoso callejero (foto Acción Respeto)

 


Publicidad

BBC Mundo analiza su impacto en América Latina

Acoso callejero (foto Acción Respeto)
Acoso callejero (foto Acción Respeto)

Los hombres no piropean en las calles en Japón, pero sí en América Latina. Y mucho. El piropo es, según la Real Academia Española, “lisonja, requiebro”, y requebrar es “lisonjear a una mujer alabando sus atractivos”.

Sin embargo, muchas veces el piropo degenera en agresión u hostigamiento. La mujer no se siente halagada, sino ofendida.

BBC Mundo aborda el tema entrevistando a especialistas con opiniones opuestas.

La antropóloga argentina Soledad Cutuli critica el piropo y lo considera una intromisión del hombre, que se cree con derecho a “invadir” a la mujer con sus palabras.

Por su parte, el sexólogo y psiquiatra argentino Juan Carlos Kusnetzoff sostiene que el piropo es “un elogio irresistible para el gusto y el narcicismo de toda mujer”.

¿Decir “qué lindo culo que tenés” es “un elogio irresistible para el gusto y el narcicismo de toda mujer”?

Para el jefe de gobierno de Buenos Aires y expresidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, sí.

Hace unos días, Macri dijo en una radio: “En el fondo, a todas las mujeres les gusta que les digan piropos. Aquellas que dicen que no, que me ofende, no les creo nada. Porque no hay nada más lindo que te digan: ‘Qué linda sos’. Por más que te digan alguna grosería, como ‘qué lindo culo que tenés’”.

Ante tremendo desatino, el jefe de gobierno porteño tuvo que rectificarse y pedir perdón.

"Si te incomoda leerlo, imaginate escucharlo" (foto Acción Respeto)
“Si te incomoda leerlo, imaginate escucharlo” (foto Acción Respeto)

En países de América Latina como Argentina, informa BBC Mundo, existen colectivos como Acción Respeto, que realizan campañas para frenar al hostigamiento a las mujeres. Así quizá algunos desubicados tomen nota de que cuando le dicen a una mujer “Mamita, si te agarro te hago otro hijo” no la están halagando, sino agrediéndola. (ipcdigital)

 

Lea el artículo de BBC Mundo en http://xurl.es/yryj1


Publicidad
Publicidad
Publicidad