Calidad y denominación de origen, la fórmula española en Foodex para el mercado nipón

Foodex 2014. Se esperan 75.000 visitantes.

Las exportaciones españolas de productos agroalimentarios y bebidas a Japón sumaron unos 460 millones de euros en 2013.

Foodex 2014. Se esperan 75.000 visitantes.

Cerca de 80 productores españoles apuestan desde hoy por la calidad y la denominación de origen como estrategia de presentación en Foodex, la mayor feria agroalimentaria Asia y principal escaparate para introducirse en el exigente mercado japonés.

La 39 edición de la gran cita gastronómica tokiota cuenta con la participación de 2.650 empresas de 82 países, entre ellos España y 14 países latinoamericanos, y prevé acoger a unos 75.000 representantes empresariales hasta su clausura el próximo viernes.

Japón, tercera economía mundial con 126 millones de habitantes, constituye una opción atractiva para los productores que buscan escapar de la crisis en España, aunque para ello deben adaptarse a las estrictas normativas niponas y llegar al selectivo paladar del consumidor japonés.

La representación española en esta edición de Foodex cuenta con el segundo pabellón más extenso de la feria después del de Italia y con 77 empresas, entre ellos una mayoría de bodegas, seguido de productores de jamón, de embutidos ibéricos y del sector aceitero, así como de queseros y fabricantes de conservas y de productos preparados para el consumo como las tortillas de patata o la paella.

Grandes Vinos de España

Uno de ellos es el consorcio de bodegas Grandes Vinos de España EMV, que agrupa a 8 productores de hasta 13 denominaciones de origen como el Rioja, el Rías Baixas, el Valdepeñas o el Cava.

Este grupo de pequeños productores decidió asociarse en el año 2000 con objeto de “optimizar los esfuerzos y los costes para buscar nuevos mercados”, según dijo a Efe su director comercial, José Luis Gómez.

Hasta que estalló la crisis económica, “prácticamente sólo exportaban las grandes bodegas”, señaló Gómez, quien añadió que EMV vende ahora su producción en 34 países, entre ellos Japón, destinatario del 20 % de sus exportaciones.

El mercado japonés prefiere productos “de gama alta-media” y se caracteriza por ser “muy estable”, así como por un nivel de exigencia que requiere “dobles controles de calidad en todas las fases de la producción, el embotellado y el etiquetado”, señaló Gómez.

Sevilla Premium

La calidad y la denominación de origen también son las principales armas comerciales en Japón de la cooperativa aceitunera y aceitera Agrosevilla, mayor productor del sector en España y segundo exportador nacional, que comercializa sus productos en este país bajo la etiqueta “Sevilla Premium”.

Agrosevilla acapara el 15 % de las ventas de aceituna de mesa en el país asiático y prevé aumentar su nicho de mercado gracias a los contratos que está negociando con grandes superficies y a la estrategia de ubicar sus productos junto a vinos o cervezas españoles, dijo a Efe su director comercial, Alfredo Martín.

El representante de la compañía coincide con Gómez al señalar que la cultura empresarial japonesa “exige que haya cero defectos” en los productos, y afirma que un mayorista de este país le llegó a devolver una partida de botes de aceitunas rellenas “porque había alguna a la que se le había salido el pimiento morrón”.

El queso manchego

Entre los productos más difíciles de introducir en el mercado nipón destaca el queso manchego, ya que este país “no está habituado a los derivados lácteos, y en especial a los quesos viejos y de sabor fuerte”, explicó el director comercial de la quesera albaceteña Marquesado de Hita, Juan Carlos Carrión.

Aún así, su empresa confía en seguir expandiéndose en este país con los argumentos de la calidad -su queso “Gran Reserva” de 15 meses fue galardonado con el “World Cheese Award” en 2013- y con su carácter de empresa familiar, que emplea métodos tradicionales y su propia ganadería.

Pese a que se trata de un mercado “de lento crecimiento”, Japón ya acapara la mayor parte de sus exportaciones y el 20 % de su producción total.

En el transcurso de 2013, las exportaciones españolas de productos agroalimentarios y bebidas a Japón sumaron unos 460 millones de euros, lo que supuso un avance del 11,5% respecto al año anterior, según datos del organismo de comercio exterior español ICEX.

Los productos cárnicos congelados (128 millones de euros), vinos (89 millones) y el aceite de oliva (67 millones) fueron las referencias más demandadas por el mercado nipón en 2013. EFE


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad