Okinawa: EE. UU. no hace lo suficiente para controlar a su personal

Gobernador dice estar “harto” de delitos cometidos por soldados estadounidenses


Publicidad

Los legisladores de la prefectura de Okinawa aprobaron por unanimidad una resolución en la que expresan su “abrumadora indignación” por la violación de una mujer japonesa cometida por dos soldados de Estados Unidos la semana pasada, informó AFP.

De acuerdo con la resolución, los altos mandos militares estadounidenses no están haciendo lo suficiente para controlar a sus miles de empleados. Asimismo, los legisladores okinawenses señalaron que la gravedad de los incidentes se está intensificando.

Desde que en 1972 Okinawa retornó a Japón, tras estar bajo dominio de EE. UU., más de 5.700 delitos han sido cometidos por personal militar estadounidense, miembros de sus familias o empleados de las bases, según la resolución.

No obstante, la tasa de delitos perpetrados por este grupo con respecto al total cayó desde el máximo de 6,9 por ciento registrado en 1973 a 0,8 por ciento en 2011.

La población estadounidense vinculada a las bases militares representó el 3 por ciento de la población total de Okinawa.

La resolución exige que se revise el acuerdo sobre el estatus legal de las fuerzas norteamericanas, que limita la autoridad de Japón para procesar a personal estadounidense acusado de haber cometido delitos.

El gobernador de Okinawa, Hirokazu Nakaima, dijo estar “harto” de que actos delictivos como el de la violación se repitan. Nakaima viajó a Washington para transmitir el sentimiento de la población okinawense.

Tras la detención de los dos soldados acusados de violación, Estados Unidos decidió imponer un toque de queda a toda su personal afincado en Japón.


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad