Sin la Primera Dama las fotos no son lo mismo. Por Nancy Matsuda

Nancy Matsuda
Nancy Matsuda
Nancy Matsuda

Suena el teléfono: Nancy, ¿sabes que viene a Japón el presidente Humala? Y respondo que sí, para luego hacerme la desentendida porque ya sé lo que se viene cuando me hablan así. ¿Quieres ir? y mi respuesta fue que no. Y no sé para qué preguntan si la siguiente frase fue ya estás anotada para cubrir para International Press. O yo hablo mal el castellano o tal parece que creen que siempre ando bromeando.


Publicidad

Y no me estoy quejando, solo lo estoy contando y como soy bien tonta, lo único que atiné a decir fue: ¿viene la Primera Dama? Y es que últimamente he estado muy romanticona y estuve viendo muchas películas de princesas.

Así es cómo, sin “camotes” que me roben el corazón y sin mis rulos para impresionar me alistaba para la batalla. Con la mente en blanco una semana, pidiendo socorro a todos mis contactos en los pueblos aledaños, decidí solo informar de las actividades al pie de la letra y la nota aparte, como lo hago siempre por recomendación de mis buenos y geniales amigos.

Entonces vayamos al punto. Fui por el Sr. Humala, pero con todo el respeto que se merece por ser el Presidente, confieso que a mí me atraía la Primera Dama.

Con mis anteojos y a través del visor de una cámara fotográfica maravillosa vi a una linda mujer con una bella sonrisa en el rostro. Estaba rodeada de decenas de hombres serios y algunos con semblante bastante cansado como su esposo, ya que la agenda no tiene ni un espacio en blanco, pero la Sra. Nadine brillaba, y era el sol en cada presentación. Fíjense bien, saquen a la Primera Dama de las fotos y sin ella ya no es lo mismo.

Se escuchan muchas cosas de ella en su rol de Primera Dama de la Nación peruana, se habla como si estuviesen escritas las responsabilidades de una mujer para ser ama de casa. No fastidien, yo vi (y vi bien, pues estaba con los anteojos puestos) a una mujer bella, moderna, muy capaz e inteligente, encantada con el trabajo que hace y que sabe mirar. Fíjense en la cara que pone el Presidente cuando ella lo mira con esos hermosos ojos. Vi a una mujer que es el brazo derecho tanto de su esposo como del señor Presidente.

También iba a hablar de sus vestidos y zapatos, pero como que iba a sonar muy farandulero, y no pues, hay que guardar respetos. Aunque para ser sincera, a mí, su vestuario completo me ha encantado.

by Nan.

La mirada de Nadine
Nadine aplaude al Presidente en la reunión de CEPEJA

Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario