Damnificados de Fukushima quieren trabajo en lugar de dinero

Los refugiados piden trabajo (foto Reuters)

Agricultores piden que Tepco les devuelva su aire, su agua y su tierra


Publicidad

Los refugiados piden trabajo (foto Reuters)

Las personas obligadas a abandonar sus casas en Fukushima por la crisis nuclear recibirán un millón de yenes como compensación provisional por hogar (750.000 en el caso de hogares de una sola persona), pero algunos prefieren puestos de trabajo antes que dinero.

“Creo que Tepco quiere poner fin a la cuestión de la compensación con este pago”, dijo Mitsutoshi Sato, de 51 años. Su casa, situada a unos 25 kilómetros de la planta nuclear, fue arrasada por el tsunami, y su esposa perdió su trabajo. Él tiene que mantener a sus padres, su esposa y sus dos hijos, pero su centro de trabajo se encuentra dentro de la zona de evacuación de 20 kilómetros alrededor de la central nuclear. “Más que dinero, lo que quiero es un empleo seguro”, remarca.

Yuriko Takano, trabajadora de medio tiempo de 59 años, dijo que su empleador, un cultivador y vendedor de tomate, se vio fuertemente afectado por el tsunami, y ahora ella está buscando otro trabajo. “Yo sería más feliz si me dieran un puesto de trabajo (en lugar de dinero)”, afirma.

Kesao Kanno, un agricultor de 62 años, dice que la compensación provisional es “totalmente insuficiente”. Él cultiva wasabi, pero debido a las restricciones de envío impuestas por temor a la contaminación radiactiva, espera una pérdida de alrededor de 3 millones de yenes.

“Lo que quiero es que ellos traigan de vuelta el aire, el agua y la tierra que eran el alma de los agricultores. Quiero que ellos no devuelvan nuestras vidas”, enfatiza.

Hirofumi Kurita, un hombre de 46 años de edad que trabaja en la industria de la construcción, vive con sus padres en un refugio en Saitama. Él dice que el pago ayuda, pero lo critica por llegar tarde. “Yo necesitaba dinero desde el principio. Incluso 50.000 yenes o menos habría estado bien.”

Mikiko Kasahara, de 39 años, que tenía su propio negocio y ahora se encuentra en un refugio con su esposo y sus tres hijos, revela que incluyendo gastos de hotel su familia ha tenido que pagar más de 200.000 yen desde que se produjo el desastre. Ella no sabe cuándo podrá reiniciar su negocio, y dice que el pago “no es suficiente.”


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario