Morales insiste en Japón en que busca “socios y no dueños” para el litio


El presidente de Bolivia, Evo Morales, insistió hoy en Tokio en que busca “socios y no dueños” para el desarrollo del sector del litio, si bien consideró que Japón puede llegar a ser un “excelente socio”.


Publicidad

Evo Morales almorzó hoy en el Palacio Imperial con el emperador Akihito y se entrevistó con el primer ministro nipón, Naoto Kan, durante una visita oficial marcada por el interés de Japón por lograr un acceso estable al litio que posee en gran cantidad Bolivia y es esencial para fabricar las baterías de los coches eléctricos.

En rueda de prensa antes de reunirse con Kan, Morales indicó que “sería bueno una alianza entre Japón y Bolivia, desde Bolivia” para el desarrollo de baterías eléctricas.

Consideró que la experiencia nipona con gigantes automovilísticos como Nissan, Toyota o Mitsubishi -a los que calificó como “identidad y orgullo” del país asiático- hacen que Japón “pueda ser un excelente socio”.

El presidente boliviano reiteró, en todo caso, que su país no permitirá que los recursos naturales sean explotados por otros Estados o empresas extranjeras, y dijo que, “por principio, los servicios básicos no pueden ser de negocio privado, sino público”.

En una reunión previa, el ministro nipón de Economía, Akihiro Ohata, transmitió a Morales su deseo de que el país andino garantice a Japón un suministro estable de litio, al tiempo que ofreció la cooperación tecnológica nipona para la explotación de ese metal.

Bolivia posee más de la mitad de las reservas mundiales del litio, esencial para la fabricación de baterías de teléfonos móviles, ordenadores y vehículos eléctricos, pero de momento no ha explotado comercialmente ese metal, aspecto en el que están interesados empresas de Corea del Sur, Japón y Francia, entre otras.

En noviembre, las compañías japonesas Sumitomo, Mitsubishi y la estatal Japan Oil, Gas and Metals National Corporation acordaron con la Corporación Minera de Bolivia cooperar en la investigación para la industrialización del litio del salar de Uyuni, una planicie de 10.000 kilómetros cuadrados donde se concentran la mayoría de las reservas bolivianas, según Morales.

Sumitomo y Mitsubishi enviarán a Bolivia el equipo de investigación necesario para el desarrollo de una planta piloto de la Corporación Minera de Bolivia que prevé iniciar en 2011 la producción de carbonato de litio en volúmenes pequeños.

Para años siguientes, previsiblemente desde 2014, Bolivia quiere explotar comercialmente y en grandes cantidades el litio, y ahora su país “está en la etapa de cómo conseguir socios para las baterías de litio”.

“Tenemos el sueño de cómo dar el valor agregado al litio en Bolivia” con el fin de “extraer carbonato de litio” gracias “al esfuerzo de los bolivianos”, dijo en la rueda de prensa Morales, que insistió que su objetivo final es que puedan llegar a fabricarse vehículos eléctricos e híbridos en su país.

Además, el presidente boliviano agradeció a Japón que en 2006 condonase la deuda de su país y ahora vaya a otorgarle un crédito para financiar un proyecto de generación de energía geotérmica en Potosí (suroeste), donde se encuentra el salar de Uyuni.


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario