La japonesa en sus cuarenta, más fogosa que nunca

Conforme los hijos crecen, ellas recuperan el apetito sexual.

Si el problema de la falta de apetito sexual y su consecuente ausencia de relaciones sexuales están muy presentes en las parejas de jóvenes japoneses con hijos pequeños, ¿qué sucederá después? En algunos matrimonios nipones, la falta de contacto físico por muchos años los conduce al distanciamiento sentimental, perdiéndose completamente el deseo de estar en plan romántico con la pareja. Mientras tanto, en otros puede darse un resurgimiento de las noches apasionadas. Uno de los factores responsables es el ciclo del deseo sexual en la vida de la mujer.

“¿Es verdad que el deseo sexual en la mujer crece con los años? Escuché que las mujeres entre 35 y 45 años se ponen más fogosas que cuando eran jóvenes”, preguntó una mujer de 22 años en el popular foro Mikuru.

Aunque algunas respondieron que en los 30 y 40 ya no lo deseaban, eran más mujeres que reconocieron que después de los 30, no sabían qué hacer con su creciente apetito sexual.

“Yo tengo 37 años y mi apetito sexual sigue aumentando. Tal vez porque poco a poco se me ha ido aliviando la carga del cuidado de los hijos y ahora tengo más tiempo libre. Como tengo más apetito sexual, mi cuerpo ha embellecido y mi marido me busca más veces que antes”, comentó una mujer.

Así como ella, muchas admitieron que el incremento en su deseo sexual coincidía con el alivio en el ajetreo del cuidado de los hijos pequeños. Además, no son pocas las mujeres que experimentan una mejora en la sensibilidad del cuerpo con cada parto.

“Al dar a luz al primer hijo, conocí lo que es un éxtasis. Con el segundo, el sexo se ha vuelto más placentero. Ahora lo hacemos todos los días”, dijo una mujer de 39 años. Incluso hay mujeres que recuperaron la vida sexual activa luego de un periodo sin sexo.

“Llevamos 10 años de casados. Cuando estaba en los 30, no tuvimos casi ninguna relación sexual. Como yo no tenía deseo alguno, mi marido tenía que soportar su deseo. Ahora, la situación se ha invertido. Yo lo quiero tener todos los días, pero él no tanto. Mi cuerpo sigue deseándolo”, confesó una mujer de 43 años.
Como admitió esta mujer, el deseo sexual del hombre llega a su pico alrededor de los 20 años, y luego va trazando una curva descendente. Justo cuando la mujer está en su apogeo sexual, el hombre ya no tiene tanto deseo como antes. De ahí que de vez en cuando sucede un desequilibrio entre los dos.

“Mi mujer está incontrolable ahora. Ella tiene 38 años y yo 46, y me lo pide todas las noches. Un hombre en sus 40 tiene bastante estrés en el trabajo y está cansado a veces. No es que me disguste el sexo, pero útimamente tengo miedo a la noche”, admitió un hombre.

Fuente de la belleza

Si este deseo sexual de la mujer es frustrado, se esperan consecuencias no tan agradables. El ser deseada por el hombre la hace sentirse mujer y querida. Por el contrario, el rechazo a su sexualidad puede ser interpretado como la negación de su encanto femenino, dijo el psicólogo Hiroyuki Nemoto en su sitio web Counseling Service.

Para saber si uno está insatisfecho sexualmente, el experto aconsejó imaginarse el sexo ideal para uno mismo con todos los detalles posibles. Cuanto más alejado esté ese sexo ideal de la realidad, más elevado es el nivel de la insatisfacción.

El deseo sexual es uno de los tres grandes deseos del ser humano junto al apetito y el sueño, por lo que satisfacer ese deseo trae impactos favorables tanto en la mente como en el físico. La expresión facial se pondrá más alegre y vigorosa, además de ponerse más tierna.

No obstante, no basta tener sexo por tener. Debe ser un sexo placentero para uno mismo. Hace falta hacer esfuerzos para que los dos se liberen en la relación, y para ello, a veces es bueno que la mujer tome la iniciativa. Lo importante es buscar el modo ideal de cada pareja para que los dos se sientan bien.

Cómo tratar a las mujeres japonesas de 40

Las mujeres mayores, sobre todo en sus 40, si bien es cierto que tienen un elevado nivel de deseo sexual, por otro lado están llenas de complejo y miedo. Su temor a envejecer y no ser considerada como mujer es equivalente al del hombre de perder fuerza en su miembro viril con la edad, dijo la escritora Shimako Iwai en su libro “Obasan datte sex shitai” (Las tías también queremos el sexo). La escritora señaló algunos puntos importantes para tratar a las mujeres cuarentonas.

– Demostrarle el deseo de hacer el amor con ella y tratarla como una mujer, no como una tía no apetecible.
– Solo con las palabras “estás bonita”, “te ves más joven”, ella pasará el día entero feliz y contenta.
– Ellas no desean un romance dramático, sino algo simple y cotidiano, pero que la haga sentir un poco especial. “Tú eres diferente a otras”, “Tú tienes un encanto que sobresale”.
– Disipar la inseguridad sobre su físico, por ejemplo los senos caídos, los rollos en la barriga y la vagina floja. Alabar su cuerpo que está bonito y sensual. (Hiromi Hishikawa/International Press)

GLOSARIO

Resurgimiento再興 (saikoo) Fogosas情熱的な (joonetsutekina) Ha embellecido 美しくなった (utsukushikunatta) Se ha invertido 逆になった (gyaku ni natta) Curva descendente 下降曲線 (kakoo kyokusen) Apogeo 最盛期 (saiseiki) Apetito 食欲 (shokuyoku) Favorables 好ましい (konomashii) Iniciativa 主導権 (shudooken)



Publicidad