Japón ve a Corea del Norte como una amenaza cada vez más grande

 

Japón considera que Corea del Norte representa “un nuevo nivel de amenaza” tras sus últimos ensayos de misiles balísticos intercontinentales, según consta en el informe anual sobre Defensa aprobado hoy por el Ejecutivo.

Los recientes desarrollos del programa armamentístico norcoreano han llevado a Japón a incrementar su percepción del riesgo que supone el país vecino, según el Libro Blanco de Defensa, en el que también se expresa una mayor preocupación sobre la expansión de las actividades militares de China en el Pacífico.

“El riesgo de que Corea del Norte pueda desplegar misiles equipados con cabeza nuclear y capaces de alcanzar el territorio japonés sólo se incrementará con el paso del tiempo”, señala el documento, donde también se apunta que Pyongyang “está haciendo progresos considerables en su programa nuclear”.

Corea del Norte lanzó su primer misil balístico intercontinental (ICBM) el pasado 4 de julio, un hito armamentístico al que le ha seguido el test de un segundo proyectil de este tipo disparado el 28 de julio, y que ha llevado al Consejo de Seguridad de la ONU a endurecer las sanciones en su contra.

El informe de Defensa japonés destaca que el misil probado el 4 de julio y disparado con un ángulo muy abierto podría haber alcanzado un rango de al menos 5.500 kilómetros de ser lanzado con un ángulo normal.

No obstante, el documento no aporta detalles sobre si Corea del Norte habría logrado dominar la tecnología de reentrada en atmósfera de sus ICBM, esencial para que estos misiles puedan alcanzar un objetivo con precisión.

El Libro Blanco añade que Pyongyang podría adquirir pronto “capacidades armamentísticas disuasorias” contra Estados Unidos y “continuar con su escalada de provocaciones” en la región Asia-Pacífico.

En la misma línea, el informe se hace eco del cambio de estrategia emprendido por Washington bajo la presidencia de Donald Trump para lidiar con el problema norcoreano, y que ha llevado a Estados Unidos a “reforzar su presencia militar ante Corea del Norte” y a poner sobre la mesa todas las opciones, incluida la vía de acción militar.

Asimismo, el Libro Blanco expresa una “fuerte preocupación” ante las “constantes” aproximaciones de las fuerzas navales chinas a las islas Senkaku, administradas por Tokio pero reclamadas por Pekín, una disputa que ha recrudecido desde que en 2012 Japón nacionalizara varios de estos islotes.

También subraya que el presupuesto de Defensa de China se ha triplicado durante la última década, y señala que las exhibiciones de poderío militar del gigante asiático como las maniobras del portaaviones Liaoning demuestran la capacidad del país vecino “para proyectar su poder en la distancia”. (EFE)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*