La idea de casarse por amor no ha penetrado en Japón, según experto

 

El matrimonio es una cuestión práctica

Matrimonio

El profesor de sociología de la Universidad de Chuo, Masahiro Yamada, acuñó en 2007 el término konkatsu para referirse a la búsqueda de matrimonio. La expresión se extendió rápidamente en Japón.

Japan Real Time entrevistó a Yamada para averiguar cuánto ha cambiado Japón desde entonces.

“A la gente ya no le da vergüenza buscar pareja para casarse o decir que está buscando pareja para casarse”, dice. La popularidad que alcanzó la palabra sirvió, además, para que los japoneses se dieran cuenta de que había muchas personas solteras.

También sirvió para que las autoridades del país, desde el gobierno central hasta las municipales, se pusieran las pilas para enfrentar el problema de la baja tasa de natalidad, que debe abordarse desde el matrimonio.

Yamada hace hincapié en que aún hay muchas japonesas que creen que sus esposos deben ser los principales proveedores del hogar, mentalidad que a su juicio debe cambiar. Desde que acuñó la expresión en 2007, “las expectativas de las mujeres no han cambiado. Los hombres no pueden responder a eso, así que se vuelven más pasivos”.

No existe un equivalente a konkatsu en el extranjero. El profesor cuenta que en Inglaterra habló sobre el tema ante un sorprendido público. Las mujeres allá no podían imaginarse preguntándole a un chico cuánto dinero gana, pues consideran que una se casa por amor.

En Japón, las mujeres tienen un concepto práctico del matrimonio. “Muchas no creen en el amor. No creo que la idea, como en EE. UU. y Europa, de que te enamoras y después te casas ha penetrado (en Japón)”, dice.

Hay muchas maneras de conocer potenciales parejas. Por ejemplo, a través de las redes sociales. Sin embargo, muchos jóvenes en Japón, que aseguran que no tienen oportunidades para conocer chicos o chicas para emparejarse, prefieren recurrir al konkatsu.

Yamada le explica a Japan Real Time: “Ellos están evitando riesgos. Una gran cantidad de estudios muestran que la gente tiene miedo de conocer gente nueva. Ellos quieren una garantía de qué clase de persona puede ser el otro. También ha habido noticias de incidentes de acoso, motivo por el cual piensan que podrían cometer un error y salir con la persona equivocada”.

El experto afirma que el konkatsu es eficaz cuando se crea “un lugar donde los jóvenes pueden hacer cosas juntos. Una gran cantidad de personas se han casado tras participar en clubes donde sus miembros comparten un pasatiempo similar”.

Por ello, opina que en Japón se necesitan no solo reuniones o fiestas donde se juntan solteros en busca de pareja, sino también clubes que agrupen a personas con aficiones similares, por ejemplo el senderismo, para que los jóvenes tengan la oportunidad de conocerse.

Por último, destaca que la gente que lleva una vida activa fuera del trabajo tiene más posibilidades de casarse. (International Press)

Publicidad