Periodista demanda al gobierno de Japón por quitarle el pasaporte


Kosuke Tsuneoka

En febrero pasado, el periodista japonés Kosuke Tsuneoka fue detenido en el Aeropuerto de Haneda cuando se disponía a viajar a Yemen para informar sobre el conflicto y la crisis humanitaria de ese país.


Publicidad

Las autoridades le dijeron al periodista freelance que su pasaporte había sido anulado y se le ordenó que lo entregara de inmediato.

Tsuneoka considera que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón lo privó de su derecho a viajar y recortó la libertad de prensa, motivo por el cual ha decidido demandarlo.

El periodista dijo que le preocupa el hecho de que el gobierno de Japón podría estar expandiendo su control sobre los ciudadanos japoneses, informó Associated Press.

Un número creciente de periodistas japoneses han sido advertidos o sometidos a presión, remarcó. Como consecuencia, se han reducido de manera sustancial los informes periodísticos japoneses desde las zonas de conflicto, dejando al país desconectado del resto del mundo, según el reportero.

El hombre de prensa aclaró que ha decidido llevar su caso ante la justicia no por interés personal, sino preocupado por la dirección hacia la que parece estar yendo Japón.

“Japón parece estar perdiendo su perspectiva sobre los problemas globales, y quiero frenar esto de alguna manera”, manifestó.

En enero, antes de que le impidieran viajar a Yemén, al periodista se le impidió el ingreso a Omán, desde donde pensaba desplazarse a Yemén. El hombre fue obligado a volver a Tokio.

Tsuneoka ha trabajado en zonas de conflicto en Oriente Medio y África durante aproximadamente veinte años. En 2010, estuvo detenido durante cinco meses en Afganistán.

El Ministerio de Asuntos Exteriores insta con regularidad a los periodistas japoneses a evitar el ingreso a zonas de conflicto.

En 2015, el gobierno decomisó el pasaporte de un fotógrafo japonés con destino a Siria luego de que dos ciudadanos japoneses fueron asesinados por extremistas islámicos.

En un país como Japón que pone énfasis en la aquiescencia colectiva y no mira con buenos ojos el individualismo, los periodistas tomados como rehenes en las zonas de conflicto son criticados por causar problemas.

Sin embargo, Yasuhiko Tajima, profesor de la Universidad de Sofía, declaró a AP que el caso de Tsuneoka representa una amenaza a los derechos básicos y la democracia, “afecta los cimientos de la libertad de expresión y de la prensa, así como el derecho a saber”.

La restricción impuesta por el gobierno también podría afectar a los miembros de organizaciones sin fines de lucro y a personal médico, advirtió. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario