Consejera japonesa enseña 8 claves para saber si debe divorciarse de su marido

Cuidado. Analice su vida con cuidaddo antes de divorciarse.

Sugiere una metodología para valorar su relación conyugal y tomar una decisión.

Cuidado. Analice su vida con cuidaddo antes de divorciarse.
Cuidado. Analice su vida con cuidaddo antes de divorciarse.

Publicidad

Si usted duda si la respuesta al problema conyugal pasa por el divorcio, debe estar pasando por un periodo penoso y atormentador. Es natural que dude y le cueste tomar una decisión, pero es importante valorar punto por punto su relación conyugal.

Si usted no ha podido sacar una conclusión, tome atención a las sugerencias de Atsuko Okano, asesora japonesa de parejas, que propone valorar desde la personalidad y los hábitos de su pareja, la vida de matrimonio, los hijos, la economía familiar hasta la vida después del divorcio.

Si su caso reúne estas condiciones, aún queda la posibilidad de volver a empezar, dijo Okano en el portal Allabout.

Si usted recuperó el ánimo para intentarlo una vez más, ¡adelante con su esfuerzo!

1. Su pareja aún trae dinero para la manutención de la familia
Se puede decir que hasta cierto punto, el dinero es un medidor de cuánto cariño siente su pareja por la familia. Si ya la pareja deja de traer dinero para la manutención de la familia, es igual que haber abandonado su responsabilidad familiar. Por más problemas que hayan surgido entre los esposos y la relación haya empeorado, mientras el otro traiga dinero a la casa, se puede considerar que aún es posible reconciliarse.

2. Su pareja todavía regresa a la casa
Si su pareja siempre regresa a la casa por más infiel que esté siendo, cabe una posibilidad de reconciliación. Si la esposa retorna a la casa después de varios días, a pesar de haberse refugiado en la casa de sus padres después de una discusión, también hay una posibilidad. No obstante, la dificultad de la reconciliación aumenta conforme se eleva el periodo de vivir separados.

3. La pareja muestra su cariño hacia los hijos
La existencia de los hijos muchas veces proporciona una oportunidad para acercar los sentimientos de los esposos que se han distanciado. Si los dos comparten el mismo cariño hacia los hijos, quizás se puede compartir el pensamiento de que es mejor invertir energía en la reparación de los lazos que en el divorcio.

4. Su pareja no agrede
Si usted se está planteando divorciarse debido a una violencia que hasta hace peligrar su vida, es inevitable escoger el camino del divorcio, pues en primer lugar se tiene que proteger la vida. En ese caso, hay que tomar medidas de acuerdo a la llamada Ley de Violencia Doméstica (Ley de Prevención de la Violencia de Parte del Cónyuge y de Protección de la Víctima) y garantizar la seguridad de su vida, antes de cualquier acción. Si no existe esta violencia entre los esposos, significa que aún cabe reparar los lazos por más dañados que se encuentren.

5. Su pareja no está saliendo con otra
Es una tarea dura y penosa reconstruir la relación con una pareja que está saliendo con otra, pues hay que deshacerse de la amante por la que su pareja perdió la cabeza. Si su pareja no tiene una amante, la reparación de los lazos es relativamente más fácil.

6. Usted tiene el apoyo de los suegros y cuñados
Es muy alta la posibilidad de que puedan superar los problemas entre lambos en el caso de que el error se atribuya obviamente a su pareja o que la familia del esposo la estime mucho a usted y le dé su apoyo. Sobre todo en Japón, cuando los padres descubren los problemas de los esposos, ese problema se convierte en una guerra entre las dos familias, y muchas veces acaba con la posibilidad de solucionar el problema. Con la familia del esposo apoyándola, no hay nada que temer. Confíe en la reconciliación.

7. Los hijos están totalmente en contra del divorcio
Si los dos pueden olvidar la idea del divorcio pensando en los hijos, la reconciliación es la mejor opción. Si la situación verdaderamente requiere un divorcio, a veces los mismos hijos recomiendan divorciarse. Si los hijos son grandes, podrán opinar poniendo en primer lugar el sentimiento de sus padres. Si los hijos se oponen al divorcio, deben tener algún fundamento. Por tanto, es importante buscar un camino para reconciliarse.

8. El problema actual es temporal
Si el problema entre los esposos se ha hecho crónico, se eleva la dificultad para reparar la relación. Pero si el empeoramiento de la relación se debe a un factor temporal como la incertidumbre económica debido a un despido repentino, es perfectamente reparable. El día que la situación laboral se restablezca, verá que todas las discusiones quedarán como una anécdota de su historia matrimonial. El momento de apuros es una oportunidad para fortalecer los lazos. (ipcdigital)

VOCABULARIO

Problema conyugal 夫婦の問題 (fufu no mondai).Penoso 骨の折れる (hone no oreru). Atormentador 苦しめる (kurushimeru).  Reconciliación 仲直り (nakanaori). Remordimiento  後悔 (kokai). Manutención de la familia 生活費 (seikatsuhi). Reparación de los lazos 関係修復 (kankei shufuku). Se atribuya 原因がある (gen-in ga aru). Fundamento 根拠 (konkyo). Apuros 経済的困難 (keizaiteki konnan)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad