Akihito visita un pueblo devastado por un seísmo posterior al gran terremoto de Tohoku


Emperador japonés sigue acercándose a víctimas de la catástrofe de marzo


Publicidad

El emperador de Japón, Akihito, y su mujer Michiko, visitaron el jueves el pueblo de Sakae (Nagano, centro), destruido por un terremoto que sacudió la zona un día después del gran seísmo del 11 de marzo de 2011 que devastó el noreste del país, informó la agencia local Kyodo.

Los emperadores quisieron visitar este pequeño enclave, que sufrió un terremoto de 6,7 grados en la escala abierta de Richter, y estar cerca de sus más de cien habitantes que aún viven en casas temporales ofrecidas por el Gobierno.

Después del gran terremoto de 9 grados Richter que provocó un tsunami y arrasó el noreste del país, la atención mediática por la magnitud de la tragedia dejó fuera de foco a este pueblo que, tras sufrir el seísmo, quedó destruido y cubierto por la nieve.

En su visita, los emperadores partieron de Tokio por la mañana a bordo de un “shinkansen” (tren bala) y al medio día fueron recibidos por el alcalde de la localidad, Shigeki Shimada, y el gobernador de Nagano, Morikazu Abe, junto a una comitiva de unas 260 personas.

El 12 de marzo de 2011, el terremoto de Sakae mató a tres personas, destruyó unas 200 viviendas y edificios, además de carreteras y tierras de labranza y obligó al desplazamiento de unas 1.700 personas.

Los emperadores nipones tenían previsto realizar esta visita en diciembre pasado, aunque la hospitalización de Akihito, aquejado en ese momento por una neumonía, obligó a posponer el viaje.

A pesar del delicado estado de salud de Akihito, de 78 años y que en febrero fue sometido a una operación coronaria, los emperadores de Japón han querido siempre estar cerca del pueblo nipón en los peores momentos, como con las víctimas del noreste del país a las que han visitado desde la tragedia en numerosas ocasiones. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad