Japón estudia enviar patrulleros a Yemen como apoyo contra la piratería

Guardia costera de Yemen

Medida formaría parte del programa japonés de ayuda oficial al desarrollo para la paz


Publicidad

Guardia costera de Yemen

El Gobierno de Japón estudia el envío, por primera vez, de barcos patrulleros a Yemen para apoyar a ese país en la lucha contra la piratería en aguas cercanas a Somalia, informó la televisión NHK.

El eventual envío se enmarcaría en el programa japonés de ayuda oficial al desarrollo para la paz, detalló el canal, que añadió que el Ejecutivo tiene previsto mandar una delegación a Yemen para analizar el asunto.

Entre otras cuestiones, se estudiará el momento idóneo para enviar los barcos “una vez que la situación de seguridad en el país se estabilice”, indicó NHK.

Hace poco más de un año estalló en Yemen una revuelta contra el régimen del entonces presidente, Ali Abdalá Saleh, que se saldó con su salida definitiva del poder a finales de febrero pasado y la toma de posesión del anterior vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi.

Sin embargo, la actividad de Al Qaeda y de grupos cercanos se ha intensificado desde que se produjo el levantamiento, en el que se mezclaron las protestas pacíficas con enfrentamientos entre tribus rivales y entre el ejército y militares desertores.

El plan para enviar patrulleros a Yemen ha surgido después de que el Gobierno japonés rebajara a finales del año pasado las restricciones de su política de comercio de armas para poder exportar armamento en operaciones con fines humanitarios.

Una ley aprobada en 1967, y endurecida en 1976, prohibía a Japón vender armas a países comunistas, a aquellos sometidos a embargos de la ONU y a los involucrados en conflictos internacionales.

Sin embargo, el pasado mes de diciembre Japón decidió flexibilizar la norma para permitir el desarrollo y producción de armas con países “amigos”, como EE.UU., así como compartir el equipamiento de sus Fuerzas de Autodefensa en operaciones humanitarias o de paz.

Según la normativa japonesa, los patrulleros están catalogados como parte del “armamento” o “material bélico” del país.

Hasta ahora Japón solo había ofrecido patrulleros a un país extranjero en 2007, cuando envió tres naves a Indonesia en una excepción a sus restricciones a la exportación de armamento.

La ley sobre la restricción en la venta de armamento es un tema muy controvertido en Japón ya que produce recelos entre los defensores de la Constitución pacifista del país, que desde la II Guerra Mundial le prohíbe participar en sistemas colectivos de defensa y conflictos internacionales. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario