Japón atiende e investiga secuelas del COVID 19.. desde fatiga a caída del cabello

Consulta médica por secuela de COVID-19 en Japón (MBS)

Las secuelas del coronavirus comienzan a mostrar una variedad de síntomas, que a pesar a no existir una clara definición, los médicos japoneses los reconocen así cuando los malestares duran más de cuatro semanas.

El Hospital General Kitano en Kita Osaka, con una capacidad de 685 camas y que destaca por su Instituto de Investigación Tazuke Kofukai, estableció en junio pasado el servicio ambulatorio para tratar las secuelas de la infección. Hasta hoy ha atendido a unos 30 pacientes.

El hospital ha estado aceptando infectados por coronavirus, pero observó que el apoyo después del alta era insuficiente y por ello “decidimos ayudar a las personas que sufren secuelas», declaró al diario Yomiuri el doctor Satoshi Marumo, director del Departamento de Medicina Respiratoria y Enfermedades Infecciosas.

El síntoma más frecuente es la fatiga, expresado por los pacientes como un desgano general: “me siento cansado” y “no tengo ganas de hacer nada”.

Otras personas sufren «asfixia», «disgeusia» que es un trastorno del gusto por sensación desagradable en la boca, «niebla mental» con desorientación y dificultad para pensar profundamente durante mucho tiempo, y la «caída de cabello» que se manifiesta aproximadamente seis meses después de la infección, entre otros.

Por la variedad de síntomas que se observan, el tratamiento se coordina con cardiología, neurología, dermatología y hasta con neuropsiquiatría. Pero incluso si el paciente es sometido a resonancia magnética (MRI), rara vez se ha detectado anomalía en los pulmones y el cerebro.

El tratamiento sintomático es aliviado con medicamentos, aunque con malestares que han persistido más de un año tras haber recibido el alta médica.

El Hospital Kitano dijo que la primera consulta se acepta los miércoles y que desde agosto ha habido un aumento de consultas que ha copado las reservas hasta febrero del próximo año.

El Hospital Howa en Sakai, Osaka, también abrió la atención ambulatoria en abril para tratar secuelas del virus. Sin el sistema de reservas se han atendido a más de 270 personas, algunos de ellos con tres y cuatro consultas que han logrado aliviar los síntomas.

El gobierno japonés ha tomado cuenta de esta fase de la pandemia tras muchos llamados a fortalecer un sistema de apoyo a las personas con síntomas post infección por coronavirus. La mayor preocupación es que muchos síntomas se descarten como «problemas mentales» sin adoptar acciones que creen mejores entornos para la recuperación de los pacientes.

El Instituto Nacional de Salud anunció este mes que iniciará una investigación sobre las secuelas del virus con una inversión de 51.000 millones de yenes (unos 460 millones de dólares). Se quiere recopilar datos sobre el estado de salud después del alta médica para entender la secuencia de los síntomas y adoptar medidas preventivas.

En junio, la Prefectura de Osaka comenzó a aceptar consultas telefónicas sobre secuelas por coronavirus presentando a unas 60 hospitales y clínicas donde se puede iniciar el tratamiento.

También están en la misma línea los gobiernos locales de Tokio y Saitama donde se establecerán desde octubre consultas especializadas en las secuelas del COVID-19. (RI/YO/PJ)

SUSCRÍBASE GRATIS! A INTERNATIONAL PRESS

Registre su correo electrónico para suscribirse y reciba diariamente el Adelanto Informativo de Japón. Exclusivo para lectores registrados.


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio


Te recomendamos

Blogs de Japón
Anime y manga
JAPÓNICA
JAPÓNICA
Cine

PRODUCTOS

Novedades de Japón
Alimentos y Bebidas de Japón
Alimentos y Bebidas de Japón

Turismo en Japón

LECTOR

Deja tu comentario