Tokio inicia su cuenta atrás: 4 años para que arranquen los Juegos Olímpicos

Foto tokyo2020.jp

 


Publicidad

Una cita en la que todo Japón ha depositado enormes esperanzas

Foto tokyo2020.jp
Foto tokyo2020.jp

Tokio comienza su cuenta atrás particular este domingo, fecha en la que dentro de cuatro años está previsto que arranquen los Juegos Olímpicos de 2020, una cita en la que todo Japón ha depositado enormes esperanzas pero que también ha estado salpicada de contratiempos.

El comité organizador celebró hoy un pequeño evento en el aeropuerto de Haneda con motivo de la fecha en el que participaron varios deportista nipones como Ayumi Tanimoto, judoca que se llevó el oro en 2004 y 2008, o Yoshinobu Miyake, que hizo lo propio levantando pesas en 1964 y 1968.

Desde que la candidatura tokiota resultara elegida en septiembre de 2013, sector público y grandes empresas niponas han fijado el evento como horizonte para trazar grandes metas.

Como ya sucedió con Tokio 1964, cuando Japón asombró al mundo con su capacidad de esfuerzo y recuperación tras la devastación que sufrió en la guerra, la cita se le presenta al país como una oportunidad para recuperar el brillo y el optimismo perdidos a raíz del estallido de la burbuja a finales de los ochenta.

La meta es que para el 24 de julio de 2020 Tokio sea un paradigma de ciudad futurista y acogedora en la que se usen fuentes de energía limpia, como el hidrógeno, o en la que los coches vayan solos gracias a los sistemas de pilotado automático, algo en lo que están embarcados los principales fabricantes de vehículos nipones.

No obstante, la candidatura tokiota ha estado salpicada por varios tropiezos casi desde el comienzo.

Apenas tres meses después de la designación de Tokio para 2020 el entonces gobernador, Naoki Inose, se vio forzado a dimitir por un escándalo de financiación ilegal.

Inose había sido designado heredero por el propio Shintaro Ishihara, que gobernó sin apenas oposición esta metrópolis de 13 millones de habitantes entre 1999 a 2012 y fue la figura que más luchó para lograr que Tokio volviera a ser ciudad olímpica.

La historia se ha repetido con el sucesor de Inose, Yoichi Masuzoe, que dimitió recientemente tras dos años en el cargo a raíz de un preocupante caso de uso inapropiado de fondos públicos por valor de más de 200 millones de yenes (1,71 millones de euros/1,88 millones de dólares).

Entre tanto, y a la espera de que los tokiotas elijan un nuevo gobernador, el comité organizador de Tokio 2020 se vio obligado a cambiar su logo tras la denuncia por plagio de un diseñador belga y a convocar otro nuevo concurso para diseñar el estadio olímpico después de que el precio del proyecto original se duplicara.

Al margen de otros muchos sobrecostes, la fiscalía francesa decidió además el pasado junio investigar un pago de unos 2 millones de dólares (1,82 millones de euros) presuntamente realizado por el entorno de la candidatura de Tokio poco antes de ser elegida a una cuenta opaca vinculada al Comité Olímpico Internacional (COI). (EFE)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario