Japón: ser joven y no saber cómo llenar la vida

Foto Volkan Olmez

¿Qué persona de mediana edad o mayor no añora ser joven? Tener 20 años, sentir que tiene toda la vida por delante, que el mundo está lleno de posibilidades.




Publicidad

Sin embargo, hay jóvenes que por una u otra razón no se entusiasman ante la posibilidad de tener todo un futuro por delante. La perspectiva de llevar una larga vida sin saber cómo llenarla de sentido los angustia.

Es el caso de T, una veinteañera que le escribe a Yomiuri Shimbun: “Soy incapaz de encontrar motivación en todo lo que hago”. La chica se siente perdida, no sabe cómo lidiar con la falta de sentido de su existencia.

Hace algunos años, T cayó víctima de la depresión y se ausentó temporalmente del trabajo. Cuando retornó al mundo laboral, un año después, pensó en arrancar de cero y esforzarse al máximo para salir adelante.

Lamentablemente, la depresión volvió e intentó suicidarse.

Ahora hace arubaito algunas días de la semana.

T no puede evitar sentir que la vida misma es vacía. Ni siquiera cuando ve a gente de su generación, casados, con hijos y carreras, aparentemente felices, puede evitar pensar que albergan un montón de tristeza en su corazón.

T asegura que ha hecho todo lo posible para motivarse a sí misma pensando que tiene que vivir con todas sus fuerzas, pero ha sido en vano.

“Siento como si hubiera un enorme agujero en mi corazón, o que se me ha escurrido la energía para vivir. Tengo pocos amigos, y no tengo novio”.

“¿Qué debo hacer para motivarme a mí misma para vivir la larga vida que tengo por delante?”, pregunta.

La psiquiatra Junko Umihara responde, a través de Yomiuri Shimbun, que la carta de T la ha conmovido profundamente por los sentimientos que transmite; además, la ha sorprendido gratamente por su capacidad de observación y su habilidad para expresarse.

Yendo al grano, la experta le sugiere que deje de lado todos esos pensamientos sobre la vida, su sentido, el agujero en su corazón. Que se relaje, que deje que las cosas fluyan, que no se torture, que los días pasen sin preocuparse por ello.

Una sugerencia práctica: que escriba en un cuaderno sobre las cosas que la impresionan de su vida cotidiana, no importa cuán triviales sean los asuntos que la motiven a escribir. Así irá construyendo su historia.

“Me parece que cada una de las palabra que escriba le dará pistas para llenar su vacío”. (International Press)

 

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario