Venezuela hace historia y llega a la final del Mundial sub-20

Foto Getty Images

 

Venezuela hizo hoy historia metiéndose en la final del Mundial sub-20 de Corea del Sur 2017 al imponerse a Uruguay en la tanda de penaltis gracias a dos paradas salvadoras del meta Wilker Faríñez y a un gol de Samuel Sosa en el descuento que forzó el empate (1-1) y la prórroga posterior.

La “vinotinto” se planta así en una final -donde se las verá con Inglaterra- que le podría dar el título más importante que haya cosechado jamás el fútbol venezolano.

El partido arrancó con el guión esperado, con la “vinotinto” metiendo la directa -como demostró un disparo de Lucena a los 20 segundos que rechazó Melé- y Uruguay agazapada y al acecho de un error venezolano.

Durante los primeros 20 minutos el único recurso de la celeste, que presentó el mismo equipo que ante Portugal a excepción de Betancur (que retornaba tras cumplir sanción) por Benavidez, fue el balón largo.

Sin embargo, los hombres de Rafael Dudamel (que hoy modificó su once fijo al tener que incluir a Mejías y Quero por los sancionados Velásquez y José Hernández) comenzaron a pagar el esfuerzo físico a partir del ecuador del primer tiempo y Uruguay se pudo estirar.

Su zarpazo más peligroso llegó tras en un disparo cruzado de Saracchi que salvó Faríñez y al que Venezuela respondió 10 minutos después con una jugada colectiva que Herrera remató fuera por poco.

El segundo tiempo trajo un jarro de agua fría para los venezolanos cuando el VAR dictaminó que Mejías había derribado a Cannobio en el área, pese a que incluso la repetición generaba dudas.

De la Cruz no falló, engañando a Faríñez al ejecutar la pena máxima.

El arreón venezolano se topó con un Uruguay que juntó muy bien las líneas y cuya dureza en la presión calentó en exceso a los de Dudamel.

Cuando parecía que las pequeñas trifulcas habían terminado por diluir a la “vinotinto”, a los 89 minutos Soteldo logró filtrar un pase a la medular para Hurtado, que fue derribado por Cannobio.

Samuel Sosa, que había entrado por la “Pantera” Córdova, se echó a la espalda la responsabilidad de no dejar morir el sueño venezolano y la reventó con la zurda por el palo de Mele.

El fin del tiempo reglamentario dio un respiro a los charrúa tras el mazazo del empate, y la prórroga trajo consigo de nuevo el juego duro y las continuas interrupciones, aunque Cannobio, Hurtado o Soteldo, de los mejores hoy, tuvieron cada uno ocasión de probar al guardameta rival.

Aún hubo tiempo para que Hurtado le parara el corazón a Uruguay al disparar al palo a falta de un minuto para la tanda de penaltis.

En la ruleta de los penaltis, Soteldo envío el suyo al larguero, pero Faríñez logró detener dos -uno a José Luis Rodríguez y el último y definitivo al capitán Nicolás De la Cruz- y ayudar a escribir así una nueva página en la historia del fútbol venezolano.

La “vinotinto” jugará la final en Suwon el domingo 11 a las 10.30 GMT ante Inglaterra, mientras que la Celeste pugnará por el tercer puesto a las 6.30 GMT del mismo día y en el mismo estadio con Italia. (EFE)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*