Abe ordena trabajar en una ley que permitirá el ingreso de nikkeis yonsei

El Primer Ministro se pronunció esta tarde ante el Congreso japonés.

Shinzo Abe en el Congreso.

El primer ministro Shinzo Abe anunció hoy ante el Congreso japonés que su Gobierno trabaja en una ley que permitirá el ingreso de trabajadores nikkeis de cuarta generación (yonsei) para apoyar el crecimiento de la economía y mitigar la aguda escasez de mano de obra en el país.

“A pesar de que en los últimos años han llegado muchos extranjeros a trabajar con visas especiales, Japón continúa necesitando más mano de obra debido al movimiento actual de la economía”, dijo Abe al responder una pregunta sobre las acciones que su Gobierno está adoptando para solucionar la escasez de trabajadores en la industria local.

El Primer Ministro manifestó que ha “ordenado” al Ministerio de Justicia trabajar en una ley que promueva “el ingreso de trabajadores extranjeros, pero empezando por los nikkeis de cuarta generación”.

Abe destacó que el Gobierno debe “retribuir de alguna manera” las “ansias” que muchos extranjeros tienen por vivir en el país, aunque se refirió de forma especial a la “pasión” que los nikkeis sudamericanos sienten por Japón.

“En mi visita a Sudamérica me encontré con muchos nikkeis entre quienes vi una intensa pasión por Japón y nosotros tenemos que devolver ese cariño. Actualmente, los nikkeis hasta la tercera generación trabajan en Japón con visas de larga duración y pueden venir con sus hijos siempre y cuando sean menores de edad y solteros”, explicó el gobernante nipón.

Abe no se refirió a fechas ni plazos, pero su declaración de esta tarde ante el Parlamento japonés es la posición más clara que su Gobierno ha expresado en favor de la visa de trabajo para los descendientes de japoneses de cuarta generación y hacia una apertura del mercado laboral a un mayor grupo de mano de obra extranjera en general.

Hasta ahora, Japón ha intentado satisfacer la necesidad de trabajadores con visas especiales para técnicos asiáticos, pero el plan viene resultando insuficiente para la industria japonesa. (International Press)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*