Kei Komuro, el plebeyo que enamoró a la princesa Mako

TV Asahi.

De la noche a la mañana Kei Komuro ha saltado del anonimato a la escena pública. El hombre de 25 años es la persona del momento en Japón tras conocerse que se casará con la princesa Mako, la nieta mayor del emperador Akihito.

En su primer encuentro con los medios, Komuro fue parco en sus declaraciones, aunque reveló que había hablado brevemente por teléfono con Mako en la mañana.

Komuro contó que le había dicho a la princesa que iba a hablar con los medios y que ella le contestó: “Hablamos más tarde”.

Vestido con traje y corbata, habló con la prensa en el lobby de la firma de abogados en Tokio donde trabaja. El hombre se rehusó a responder preguntas sobre su relación con Mako y sobre sí mismo. Solo dijo que hablará cuando “llegue el momento”.

Además de trabajar en un bufete de abogados, el hombre asiste a la escuela de graduados de la Universidad de Hitotsubashi, informó la agencia Kyodo.

Y aunque no es un príncipe, en 2010 se desempeñó como “Príncipe del Mar” para promover el turismo en las playas de Shonan en la prefectura de Kanagawa.

El miércoles por la mañana, Mako fue vista sonriendo e inclinando ligeramente la cabeza en un automóvil al salir del palacio de Akasaka, donde vive.

Mako y Komuro se conocieron hace unos cinco años a través de un amigo de la universidad. Congeniaron rápido y Komuro le propuso matrimonio un año después.

Ambos estudiaron en la Universidad Cristiana Internacional de Tokio.

Mako será la primera nieta de Akihito en casarse. Está previsto que se comprometan oficialmente a mediados de junio y que se casen en 2018.

Al casarse con un plebeyo, las mujeres de la familia imperial dejan de pertenecer a ella. Con el matrimonio de Mako, el número de miembros de la familia imperial se reducirá a 18, de los cuales 14 son mujeres (siete solteras). Si las solteras se casan con plebeyos, la realeza nipona continuará disminuyendo.

Hay que recordar que la única hija de Akihito, Sayako Kuroda, dejó de ser princesa cuando se casó con un funcionario del gobierno de Tokio en 2005. (International Press)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*