Gobernador de Okinawa pierde esperanzas con Trump

Califica de irrespetuosas declaraciones de jefe del Pentágono

Base de Futenma.

Mientras el gobernador de Okinawa, Takeshi Onaga, estaba en Washington intentando ganar adeptos para su propósito de impedir que una base militar estadounidense en territorio okinawense sea reubicada dentro de la misma prefectura, en Tokio el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, echó por tierra sus esperanzas.

Mattis dijo que el traslado de la base de Futenma en la zona residencial de Ginowan al distrito de Henoko, menos poblado, plan acordado entre Tokio y Washington, es “la única solución”.

En declaraciones recogidas por Asahi Shimbun, Onaga afirmó que lo dicho por Mattis es “extremadamente irrespetuoso” con los okinawenses.

En la capital de Japón, el jefe del Pentágono subrayó que los “esfuerzo mutuos” para construir la nueva base continuarán.

Cuando Donald Trump fue elegido presidente, Onaga envió un telegrama de felicitación, un gesto inusual entre los gobernadores japoneses, según Asahi.

Las referencias de Trump a la alianza de seguridad Japón-EEUU durante la campaña electoral (sugirió que retiraría a los soldados estadounidenses de territorio nipón si Japón no aumentaba su aporte financiero al mantenimiento de las tropas) despertaron esperanzas de cambio en autoridades okinawenses.

Esperanzas que se han desvanecido no solo por las declaraciones de Mattis, sino por la infructuosa estadía de Onaga en Washington. Si bien pudo reunirse con 12 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y funcionarios gubernamentales involucrados en el manejo de asuntos de Japón, no tuvo acceso a legisladores cercanos a Trump.

Además, los funcionarios con los que se entrevistó le dijeron que el traslado de Futenma a Henoko es la “única solución”. (International Press)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*