“Mi hija mayor le pega a su hermana pequeña. Me da pena…”. Por Nélida Tanaka

Los casos de celos entre hermanos merecen mucho cuidado de los padres.

Celos infantiles. Qué hacer.

“Ya no soporto a mi hija mayor, no comprendo cómo puede ser tan mala con su hermana menor. Le quita sus cosas, no le ayuda con las tareas, le pega, me da pena como la menor viene con lágrimas cuando ya no puede aguantarse. No comprendo cómo no es tolerante con su hermanita, si ella es débil de salud y debería cuidarla. Mi marido y yo siempre le hablamos bonito de que ella, como la mayor, debe ser buena con su hermanita, que debe comprender que nosotros le tenemos que prestar especial atención por su salud, se resfría siempre y tiene fiebre alta. Pero todo lo que le hablamos parece que cae en un saco con agujeros, todo es en vano, nos dice que comprende y que se va a cuidar, pero algunas veces ni pasa ni un día para que de nuevo le esté pegando a su hermanita, ya no sé que hacer. No quiero ser como mi mamá que siempre nos daba con la correa y siempre se preocupaba tan solo de mi hermana mayor, que era muy parecida a ella”.

Respuesta:

Debe ser muy duro ver que todos sus intentos no llegan al corazón de su hija mayor, debe estar muy preocupada y exasperada a veces, más aún porque usted ha vivido en carne propia la tristeza de sentir que su mamá siempre prestaba más atención a su hermana.

Analizando la situación, tal vez lo que está ocurriendo es el celo entre hermanos. La mayor puede estar poniéndose dura con la menor porque tiene celos hacia ella, tal vez está sintiendo que ustedes, los padres, protegen tan solo a la pequeña, aunque no sea su intención. Es posible que, en el fondo, la mayor se sienta muy triste, con celos, insatisfecha por la diferencia de trato, no intencionada, que ella percibe.

Lo que le aconsejo es dar tiempo a la mayor, que algunas veces haga alguna actividad que ella desee. No necesita decirle que tiene que cuidar a la menor, nada de sermones. Disfruten el momento, que tanto ella como usted se sientan satisfechas. Recuerde, hubo años en que toda la atención y el cariño eran para ella hasta que fue destronada por el nacimiento de la menor. Ahora trate de imaginar su angustia, su tristeza, su impotencia, sus celos, lo cual puede llevar al niño a conductas regresivas como orinarse en la cama cuando ya podían controlarse.

Con esto podemos pensar que cuanto más le pida que trate bien a la hermana menor, el resultado será más contraproducente.

Los padres debemos tomar acciones para que los hijos sientan que ambos son amados. Habrá momentos en que deba prestar más atención a una de ellas, entonces sea abierta con la otra, aceptando que se sentirá triste y celosa aun comprendiendo la situación. Piense, su hija puede estar viviendo sentimientos parecidos a los que usted ha vivido en el pasado.

*Psicóloga clínica, contacte con ella llamando al 090-2245-4021 o por correo electrónico: consultas@hotmail.co.jp

 

Al por mayor: 080-3445-8423

Consúltenos ahora: 080-4126-3105


Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*