¿Cómo identificar a un misógino y escapar de él? Dra. Irma Aráuz

Las personas adictas a relaciones destructivas están en mayor riesgo.

Irma Arauz
Irma Arauz

La mayoría de personas adictas a las relaciones destructivas tienen un pasado de abuso en su infancia y se han llegado a creer que se merecen ese trato, convirtiéndose en “inválidos emocionales” y “adictos a relaciones toxicas” de las cuales saben que no está bien, se sienten mal pero no se atreven a salir de esa relación por miedo a quedarse solos.

Es muy interesante este círculo vicioso porque cuando llegan a un extremo o te matan o lo matas o, sin llegar a tanto, sólo sales con la ayuda de tu familia o de tus amigos, si te atreves a contarles lo que estás viviendo.

Otra manera en que muchas mujeres logran salir de esta relación destructiva es encontrando una tabla de salvación en otra relación. Se atreven a dejar al marido o mujer cuando ya tienen otra relación que los hace fuertes para no seguir.

Sin embargo no es tan fácil salir de una relación así, se necesita de mucha fuerza de voluntad y de la ayuda de gente amiga que las haga no volver a caer en las “garras” del victimario. El peligro está en el “síndrome de abstinencia” en que después de haber dejado a su pareja, sienten la necesidad de volver porque se sienten culpables de haberlos dejado, tienen “pena” de ellos, porque el misógino con palabras bonitas las convencen de que ya cambiaron y piden una enésima oportunidad para ser felices.

El problema es que no cambian ni cambiarán, ellos tienen miedo a quedarse solos, y tampoco saben que son unos enfermos, se creen víctimas, y si convencen a la mujer, regresarán a lo mismo.

Antes de dar la solución me gustaría ofrecerles algunos rasgos que caracterizan al misógino.

1. Se concentran en una mujer para hacer bromas pesadas. Su comportamiento puede ser de coqueteo, es encantador, divertido y carismático y eso lo hace atractivo y caballero. Le encantan los aplausos y ser el centro de atención sobre todo de las mujeres.
2. Comienza a actuar de una manera irregular, pasa rápidamente de encantador a grosero o viceversa, pidiendo en estos casos mil disculpas para volver a caer en esto una y otra vez.
3. Hará promesas a las mujeres que no cumplirá, sin embargo con los hombres será muy recto y casi siempre cumple su palabra. Por lo que su disfraz es muy difícil de detectar.
4. El comportamiento hacia las mujeres generalmente suele ser engreído, controlador, y egocéntrico.
5. Es extremadamente competitivo sobre todo con las mujeres. Si una mujer es más madura y segura de si misma tanto social como profesionalmente, se siente herido y con ganas de acabarla, No así con un hombre en que su reacción es más objetiva.
6. Sin el mismo saberlo, trata a las mujeres de manera diferente a los hombres, reduciendo la importancia de la mujer.
7. Sexualmente le gusta controlar, no besa en la boca, no mira a los ojos, y da poca atención al placer sexual de su pareja. Le gusta sentir el placer para él mismo, y sobre todo el sexo oral pero solo como receptor.
8. Ejerce violencia verbal, psicológica, física y económica.
9. Para él, engañar mujeres con las que está saliendo es algo normal, la monogamia es la última cosa que él siente que le debe a una mujer.
10. Puede desaparecer de un momento a otro para volver a convencer a la mujer con sus encantos y con historias que ni un niño creería pero su mujer sí.

La solución:
1. Antes de caer en una relación así, ten cuidado y huye antes de que sea tarde.
2. Sí ya estás en una relación así y sabes que no funcionan las cosas, pide ayuda y sobre todo a tu familia o amigos cercanos.
3. Trata de hablar con un abogado o pedir ayuda a una institución que trate casos de Violencia Doméstica.
4. Hagas lo que hagas por ayudarlo, él no va a cambiar, porque él piensa y se lo cree de verás que la culpable eres tú. Su realidad está distorsionada.
5. Investiga, busca libros, lee y aumenta tu autoestima. Te recomiendo el libro de Susan Forward: Las mujeres que aman demasiado. Mirar material audiovisual como la película española “Te regalo mis ojos”.
6. Pelear o gritar lo pondrá más furioso y te devolverá la moneda, con golpes o haciéndote sentir peor.
7. Si discutes con él es mejor guardar silencio y empieza a cambiar tu manera de actuar.
8. Por último, no cedas tu lugar, no dejes que un hombre (o mujer) menosprecie nunca tu valor.
9. Recuerda que “eres un ser único en el universo que se merece lo mejor aquí y ahora.

Gracias por su confianza y estaré a sus ordenes siempre en mi correo personal.

 


Al por mayor: 080-3445-8423

Consúltenos ahora: 080-4126-3105


Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*