El aceite peruano sacha inchi logra un importante crecimiento en el mercado de la salud en Japón

El peruano Mario Villegas, del departamento de desarrollo de productos de la empresa japonesa Arco Iris.

La empresa Arco Iris presenta el aceite con éxito en Foodex, la mayor feria alimentaria en este país.

 

El peruano Mario Villegas, del departamento de desarrollo de productos de la empresa japonesa Arco Iris.
El peruano Mario Villegas, del departamento de desarrollo de productos de la empresa japonesa Arco Iris.

 

El aceite de sacha inchi, hecho de la milagrosa nuez incaica, ha dado un salto importante en los últimos meses en Japón luego que médicos de programas de televisión locales empezaron a recomendarlo como uno de los mas poderosos reguladores del colesterol que haya llegado al mercado de la salud de este país.

Programas de las cadenas NHK (Asaichi), TBS  (Hanamaru Market) y, tan solo ayer jueves 5, en la emisora TVTokyo, han hablado del aceite de sacha inchi, que se produce en la Amazonia peruana, como la revelacion que es capaz de limpiar las arterias de grasa nociva en mas o menos un mes de sistemático consumo.

“Una cucharadita de aceite de sacha inchi todas las mañanas puede regular el colesterol en la sangre y evitar la obstrucción de las arterias, fuente de males que pueden provocar problemas cardiacos, derrames cerebrales, obesidad, estreñimiento, entre otras cosas”, dijo el programa Kenko Switch de TVTokyo.

Mario Villegas, del departamento de desarrollo de productos de la empresa japonesa Arco Iris, la principal promotora de sacha inchi en Japón desde 2006, ha dicho a International Press en que la tendencia positiva del consumo de este aceite es  muy fuerte.

“En 2015 esperamos importar unas 40 toneladas de sacha inchi frente a las 20 toneladas del 2014”, detallo el peruano Villegas con entusiasmo. “Hoy nos buscan de Mitsubishi Shokuhin, una de las mayores distribuidores de productos alimenticios de Japón, y de Kokubu y muchos más, cuando antes no mostraban mucho interés”, comento.

Arco Iris ha comprobado además ese interés por su aceite en la 40 edición de Foodex, la mayor feria alimentaria de Japon, que este viernes llega a su fin. El stand de la compañía, ubicado en la sección Perú, ha sido exitoso.

Villegas preciso que la clave del creciente interés por el sacha inchi es que los médicos y consultores de la salud japoneses han comprendido que este aceite es poderoso concentrado de Omega 3, riquísimo en ácidos grasos esenciales que nuestro organismo no puede crear y que debemos ingerirlos en nuestra dieta.

“El Omega 3 está presente en el pescado azul, por ejemplo, pero a veces no se puede comer pescado todos los días. Para eso esta nuestro aceite”, afirmó.

Explicó que en Japón, su empresa ha bautizado comercialmente a al aceite como Inca Inchi que es vendido en las principales cadenas de supermercados de la región de Kanto, a través de catálogos y directamente vía internet.

“Los mayores compradores del Inca Inchi en Japón son mujeres, porque son ellas las que cocinan y hacen la dieta para los esposos que están gorditos o con colesterol alto por el consumo de carnes y tantos productos grasos industriales”, manifestó. “Pero hay algo importante en este aceite para las mujeres – agrego Villegas. Con la edad y los efectos de la menopausia, ellas sufren de estreñimiento y desajustes menstruales y el Omega 3 ayuda de manera determinante en la mejora de las condiciones de su organismo”.

 

La salsa orgánica con Sacha Inchi presentada en Foodex 2015.
La salsa orgánica con Sacha Inchi presentada en Foodex 2015.

 

LA SALSA DE OMEGA 3, LO NUEVO

Pero la empresa Arco Iris ha visto una nueva oportunidad de negocio para el milagroso Omega 3 nada menos que en la típica salsa para ensaladas. Con el apoyo de una prestigiosa empresa local, ha procesado el sacha inchi junto con un poco de mostaza, pimienta y sal natural para obtener un souce verdaderamente riquísimo.

Su presentación se distingue radicalmente de las salsas convencionales porque la botella de 200ml viene envuelta en un papel de aluminio. “Es una salsa orgánica y para protegerla del efecto de la luz y ampliar su tiempo de preservación viene con ese papel. Todo aquel que la ha probado ha quedado encantado con el sabor”, resalto Villegas.

La salsa orgánica de Omega 3 llegará al público final a casi 900 yenes y su suceso, gracias a su poder en la salud, está casi garantizado. (International Press)

 

Publicidad