Los japoneses preocupados por el “gran riesgo” de casarse tarde y tener hijos

La mayor carga económica empieza a concentrarse a los 50 años de edad. ¿Alcanzará el dinero?

 

El matrimonio después de los 30 muestra las complicaciones futuras.
El matrimonio después de los 30 muestra las complicaciones futuras.

En Japón cada vez son más las parejas que deciden casarse y tener hijos más tarde, y esto puede causar grandes riesgos de dinero, advierte un artículo de la revista Diamond Zai. El tema preocupa mucho.

Cuando sus hijos cumplan 20 años ¿cuántos años tendrá usted? Si usted tiene hijos, seguro que por lo menos una vez se ha hecho esta pregunta. Por ejemplo, cuando usted cumpla 60 años, ¿cuántos años tendrá su esposa o esposo, sus hijos, o sus suegros?

El año pasado el promedio de edad que tenían los japoneses al casarse pasó, por primera vez, de los 30 años. El caso es que después de que el hombre o la mujer cumplen los 50 años, comienzan a llegar en sus vidas de casados los eventos que implican grandes gastos, como por ejemplo: los hijos entran a la secundaria superior (koko) o ingresan a la universidad, los suegros necesitan atención especial por la edad, se tiene que pagar el crédito de la casa propia, etc.

Hace un tiempo atrás, la mayoría de personas se casaba antes de cumplir los 30 años y las mujeres daban a luz antes de esa edad, así había más tiempo entre cada etapa de gastos como para recuperarse y ahorrar.

Sin embargo, actualmente está aumentando el número de personas que se casan alrededor de los 40 años, complicándose aún más la situación porque no podrán empezar a ahorrar cuando lleguen a los 50 años. Lo común hasta hace unos años era que a los 50 los japoneses comenzaban a preparar el fondo para cuando les llegara la hora de jubilarse.

A los 50 años, comienzan a llegar en sus vidas de casados los eventos que implican grandes gastos.

En épocas pasadas, los matrimonios solían tener numerosos hijos y podían repartirse entre los hermanos el cuidado de sus padres, pero ahora esa carga se está haciendo más pesada para una sola persona.

Los gastos de educación también han aumentado, y ahora se necesitan más de 100 mil dólares por cada hijo. Si los padres, que ya tendrían 60 años, no poseen ahorros tendrán que pagar el gasto de la secundaria superior o la universidad de sus hijos con su nenkin (jubilación), que puede reducirse en el futuro o sufrir una postergación.

Para evitar estos riesgos, desde ahora tienen que pensar cómo enfrentar estas situaciones. (ipcdigital)

 

 

Publicidad